lunes, 25 de octubre de 2010

Festival gastronómico tuvo participación de siete países

El día de ayer se llevó a cabo el Primer Festival Internacional Gastronómico en el campo de la Subalcaldía del Distrito 6 de Mallasa, donde participaron siete países que comercializaban los platos típicos de cada nación.

Brasil, Argentina, Italia, Ecuador, Perú, México y como anfitrión Bolivia, se reunieron para demostrar las características alimenticias de sus regiones. “Diversos platos de comida, masas y postres de la gastronomía de cada uno de estos países, nos enseña y da a conocer la comida que tienen”, manifestó el representante de comunicación del evento, René Vargas.

Según Vargas, la realización de este festival en la Subalcaldía de Mallasa tiene por objetivo ampliar el circuito ecoturístico- cultural frecuentemente visitado por grandes cantidades de turistas cada semana. “Esa es la razón por la que no podíamos dejar de lado la integración de muchos países mediante el turismo”.

BENEFICENCIA

Para la realización de este festival, se contó con la participación y colaboración de las Damas Diplomáticas y Residentes de dichos países, quienes estuvieron de acuerdo en realizar este evento.

“La realización de este evento fue de un aproximado de 2 meses, ya que se debía contactar y confirmar las participaciones y realizando reuniones con los representantes de estos países”, comentó Vargas, acotando también que podía existir mayor participación de otros países.

El dinero recaudado en este primer festival servirá para la contribución y actos de beneficencia para los residentes de cada país, además de Bolivia. “Esperaba que estén Chile y Venezuela, sin embargo, presentaron un justificativo para excusarse con nosotros,” comentó.

Para este festival, inicialmente la idea es que mediante la aceptación de la gente se analizará si éste se llevará a cabo anualmente o cada ciertos tiempos y con la espera de la participación de una mayor participación de países.

La cantidad predeterminada de asistencia de la gente es de 1.200 personas para realizar el consumo de estos productos. Como un elemento de recreación, además, se tuvo la amenización de bailarines de folklore de cada país.