viernes, 16 de septiembre de 2011

diabetes ENFERMEDAD QUE SE PUEDE PREVENIR Y CONTROLAR CON LA ALIMENTACIÓN //

La alimentación juega un papel importante tanto en la prevención como en el tratamiento o control de la diabetes. Una alimentación adecuada junto con el ejercicio físico es necesaria para prevenir y controlar el aumento del nivel de la glucosa en la sangre.

La diabetes es una enfermedad que ocurre cuando el cuerpo de una persona no produce suficiente insulina o cuando no puede usar la insulina adecuadamente, por ello los diabéticos deben cuidar su nutrición.

Para la persona que sufre diabetes, la dieta constituye uno de los pilares para la conservación de una buena salud. Elegir los alimentos correctos le ayudará a controlar el nivel de azúcar en la sangre.

La dieta debe ser calculada según las necesidades de cada paciente, debe ser sana, correcta, atractiva, sabrosa y apetecible. Los diabéticos no necesitan cocinar de manera diferente, ni preparar sus comidas por separado de las del resto de sus familiares.

Una alimentación equilibrada consiste de 50 a 60 por ciento de carbohidratos, 10 a 15 por ciento de proteínas y 20 a 30 por ciento de grasas. Esto es válido para todas las personas.

También es importante observar el tamaño de sus porciones de modo tal que pueda mantener un peso saludable.

En la diabetes

es importante que el paciente mantenga un peso cercano al ideal, ya que la obesidad está relacionada directamente con la presencia de glucosa.

La fruta entera,

satisface más que el jugo, lo que se convierte en excelente opción para aquellos que necesiten perder peso.

Los carbohidratos y la fibra

Deben ser integrados en manera moderada en la alimentación, como el pan integral, granos (arroz, maíz, trigo, centeno y más), pasta y cereal.