miércoles, 7 de septiembre de 2011

Escabeche de conejo

INGREDIENTES

2 cebollas, 10 cebollas perla, 3 zanahorias, 1/2 ají rojo, 1/2 ají amarillo, 1 y 1/2 tazas de vinagre de manzana, 1 taza de agua, 5 cdas. de aceite de maíz, 1 hoja de laurel, 1 cdta. de pimienta en granos 1 cdta. de pimentón, 1 ramito de hierbas frescas, 1 conejo trozado, 1/2 taza de caldo, jugo de 1 limón, sal marina a gusto.
PREPARACION
1 Cortar el conejo

en trozos, acomodarlo en

una fuente profunda junto a la sal marina líquida, el jugo de limón y las hierbas frescas. Dejar marinar preferentemente de un día para el otro en la heladera cubierto con papel film.

2 Cortar

las 2 cebollas en finas rodajas, las zanahorias peladas y cortadas en cintas con ayuda de un pelapapas, y los ajíes pelados con pelapapas y cortados en juliana.
3 Colocar las verduras

cortadas y las 10 cebollas perla en una cacerola junto al laurel, el caldo, el agua, el vinagre de manzana, el aceite de maíz, la pimienta en granos y el pimentón. Llevar a fuego y hervir 5 minutos.
4 Incorporar a la cacerola

el conejo marinado y cocinar a fuego suave durante 40 minutos. Retirar, acomodar en una fuente y cubrir con rodajas de limón. Dejar enfriar antes de servir.
Carne de conejo: buena para tu corazón

Cada vez comemos más y peor. El tipo de alimentación en general y el tipo de grasas en particular se consideran factores críticos en las enfermedades cardiovasculares.

La carne de conejo es magra, posee una baja proporción de grasa y menos contenido en

ácidos grasos saturados y colesterol que otras carnes.

Hacer una alimentación equilibrada es esencial para nuestra salud. La obesidad, el colesterol y la hipertensión son algunos de los factores de riesgo que intervienen en el desarrollo de las enfermedades cardiovasculares que pueden controlarse y prevenirse si realizamos una alimentación correcta, variada y sana. Los buenos hábitos de vida previenen las enfermedades del corazón. Las pautas alimentarias cardio saludables incluyen la ingesta de fruta y verdura diaria, cereales integrales, aceite de oliva y productos libres de grasa: aves sin piel ni grasa, carnes magras, pescados.

La carne de conejo posee unas ventajas nutricionales sobre otras especies animales, que la convierten en una de las carnes de consumo habitual más recomendables para la dieta de prevención cardiovascular: Se trata de una carne magra, con una baja proporción de grasa y con menor contenido en ácidos grasos saturados y colesterol que otras carnes.