domingo, 22 de enero de 2012

El coco y sus beneficios

El coco es un fruto tropical del cual se aprovechan prácticamente todas sus partes (jugo, pulpa y aceites).

El coco posee un sabor intenso y agradable, es un fruto esférico y aromático fácil de encontrar durante todo el año. Su cáscara es rugosa, fibrosa, dura y de color tierra. Por dentro está recubierto de una pulpa blanca, de textura oleaginosa y en su interior contiene un líquido blanquecino, suavemente dulce, nutritivo y refrescante.

Del coco se extrae también aceite al que se le atribuyen propiedades calmantes, regenerativas y hasta adelgazantes. Hoy en día se sabe que consumido con moderación, ayuda a nuestro metabolismo.

Aunque con frecuencia se ha dicho que el consumo excesivo de coco puede elevar el colesterol en sangre, nuevos estudios señalan que es quemado en el hígado y que ayuda a producir HDL (colesterol bueno).

Propiedades nutritivas del coco

El coco es un delicioso fruto que provee nutrientes básicos, entre ellos se encuentran: el calcio, potasio, fósforo, magnesio, vitamina E, Vitamina C, ácido fólico y fibra. Su pulpa es alta en fibra, proteínas, calcio y grasa, principalmente cuando esta es gruesa.

El agua de coco contiene vitamina B y otros minerales, lo cual la convierte en excelente restaurador de los electrolitos en el cuerpo, que se pierden por excesiva sudoración.

El aporte calórico del coco es alto, por lo que si está cuidando la línea, debe saber que 100 gramos aportan aproximadamente 351 kilocalorías.

Otros beneficios del coco

Posee un suave efecto laxante y diurético, ayuda al buen funcionamiento del tracto digestivo, de los riñones y del sistema urinario.

El coco ayuda también al sistema nervioso y muscular; es excelente para los huesos debido a su contenido en calcio, fósforo y magnesio; puede utilizarse para combatir lombrices y otros parásitos intestinales; aumenta las plaquetas, ayuda a combatir el dengue y a eliminar el exceso de alcohol del organismo.

Formas de consumo

El coco es sumamente versátil, su pulpa se come preparada de diversas maneras: sola, con sal y limón, entre otros. El coco se utiliza muchísimo en la preparación de postres y dulces, así como en aderezos, galletas, pasteles, empanadas y en muchos otros platillos.