lunes, 6 de febrero de 2012

Cada puesto vende hasta 500 kilos de cerdo en fin de año

Los paceños consumen unos 39.000 kilos de cerdo cada día durante las fiestas.

Es casi fin de año y otra de las calles concurridas donde las amas de casa anticipan sus compras es la Munaypata, en la Garita de Lima. Allí, la venta de carne de cerdo, según las caseras, es completamente fiable en peso, calidad y control. La venta en la época es tan intensa, que cada una de ellas comercializa entre 300 y 500 kilos por día.
“Nuestra carne es segura”. La secretaria general de la Asociación de Comerciantes Minoristas de la calle Munaypata, Sabina Aliaga, dijo que “en toda la ciudad de La Paz no hay carne más segura que la que vendemos aquí. La gente puede venir y confiar en el peso que les damos. La balanza de reloj que usamos es confiable y, si desean, pueden pasar por los tres medidores de peso que hay en las Alcaldía cercanas y un puesto móvil”.
Lina Lion, también vendedora de carne, contó que “en la época que no es Navidad la mayoría de ellas vende alrededor de tres chanchos, lo que equivale a 200 kilos. Pero cuando es fin de año, la venta incrementa notoriamente al doble y por día vendemos desde 300 y hasta 500 kilos de carne”.
Lion resaltó que en esta época también obtienen más ganancias.
Otra vendedora en el lugar, Katy Poma, aseveró que cuando su clientela le compra más de 10 kilos, ella rebaja hasta dos bolivianos sobre la compra total. “Generalmente, todas aquí uniformamos los precios; por ejemplo, las chuletas están a 30 bolivianos el kilo y de otras partes del marrano, a 28. Las piernas es lo más consumido”.
Curso en manejo de carne. Aliaga apuntó también que la Alcaldía paceña ofrece cursos de almacenamiento, refrigeración, manipulación y control de peso de carne de cerdo a las 98 afiliadas de la Asociación que expenden este producto.
Finalmente, la dirigente añadió que todas salen a vender desde las cuatro de la mañana y que, a esa hora, los ladrones son lo que más les preocupa.

La frase

“Damos toda la seguridad de que nuestra carne en esta calle es completamente sana, revisada por veterinarios de Santa Cruz y la gente tranquilamente puede hacer pesar con la Alcaldía luego de su compra”.

Sabina Aliaga / SECRETARIA GENERAL

Una carne de cabaña

Las caseras de la calle Munaypata que venden carne de cerdo todo el año cuentan con un carnet de carnicera que las identifica.
Ofrecen consejos para reconocer carne de cerdo de cabaña.
La carne debe ser roja y completamente limpia.
No tiene una grasa gorda y ésta es de color blanco impecable.
Las piernas de los cerdos de cabaña pesan desde siete hasta diez kilos cada una.