miércoles, 8 de febrero de 2012

Maracuyá, el fruto de la pasión

Conocido también como fruto de la pasión o pasionaria, pocos o casi nadie lo conocen por su nombre científico, Passiflora Edulis. El maracuyá posee grandes cualidades medicinales, que también actúa en el organismo y además su exquisito sabor, equilibrio perfecto entre lo dulce y lo ácido, no solo mima su paladar, también calma angustias y dolores a más de uno.

Esta fruta de sabor dulce y refrescante adopta diversas coloraciones según su variedad, se pueden encontrar ejemplares amarillos, morados o anaranjados. Sudamérica, Centroamérica y Australia son los principales productores de la popularmente conocida fruta de la pasión o maracuyá.

Más de uno. "A la hora de hablar de sus beneficios y su composición, este es un fruto que contiene agua, fibras, abundante valor calórico, vitaminas de varios tipos y también minerales como potasio o fósforo. A su vez, el maracuyá es relajante, digestivo, vasodilatador, sirve para perder peso y contiene antioxidantes polifenoles, entre otras propiedades", explica el nutricionista Juan Velarde.

Usos medicinales. "La pulpa, el zumo, las flores y la infusión de las hojas del maracuyá poseen efectos relajantes, mucho más pronunciado en el caso de la infusión, que puede utilizarse como sedante ligero o calmante para dolores musculares o cefaleas; contiene varios alcaloides, entre ellos el harmano y el harmol, destaca Velarde.
Una o dos tazas de infusión al día ayudan a conciliar el sueño y pueden tener además efectos antiespasmódicos; se recomienda también en caso de espasmos bronquiales o intestinales de origen nervioso, así como para los dolores menstruales, y para bajar la presión arterial.

En amplios sabores. Debido a su exótico sabor es posible hacer con ella de todo, desde deliciosos postres, pasando por sabrosos helados, hasta llegar a la elaboración de refinados potajes como los ya célebres langostinos en salsa de maracuyá. O también simples preparar bebidas energizantes y deliciosos cocteles.

Para la belleza. Esta fruta también se la utiliza en tratamiento de exfoliación, en los spa de la ciudad se comienza aplicando una mascarilla hidratante de maracuyá en el rostro y se la deja mientras se exfolia todo el cuerpo con masajes circulares. Un mimo de la naturaleza.

1 Uso. El maracuyá tiene una piel lisa que se arruga al poco de comprarla, lo que indica que está madura y que ha sufrido una pequeña pérdida de humedad. Las frutas arrugadas deben consumirse con la mayor brevedad.

2 Consumo. Si no está madura, envuélvala en papel de periódico y déjelo por unos días a temperatura ambiente. Para consumir, realice un corte en la cáscara y luego abra con los dedos, para retirar las semillas y el líquido agridulce.

3 Jugo. Corte los maracuyás a la mitad y extraiga el contenido. Licúe con agua, evitando que se deshagan totalmente las pepas. Agregue el azúcar, licuar para mezclar y por último póngale hielo.

Valor nutritivo

» CADA 100gr
» Calorías (Kcal) 78
» Hidratos de carbono 2.4 gr.
» Calcio 5 mg
» Fósforo 17mg
» Hierro 0.3mg
» Vitamina A activada 684 mg


Postre
Ingredientes

•1/2 taza de jugo de maracuyá
•1 taza de crema de leche
•1 lata leche condensada
•3 claras de huevo
•3 yemas de huevo
•3 cdas. de azúcar (o más si lo prefiere)
•1 cda. de ralladura de limón


Preparación

Batir las claras a punto nieve con una pizca de sal y el azúcar.
Mezclar la leche condensada con la crema de leche, las yemas y el jugo de maracuyá. Agregar las claras a nieve e integrar con movimientos suaves.

Colocar en un molde (o moldes individuales), espolvorear con la ralladura de limón y llevar a la heladera por unas 4 horas mínimamente.
Servir bien frío.