domingo, 18 de marzo de 2012

Ravioles rellenos de carne

INGREDIENTES

500 grs. de ravioles, 500 grs. de carne molida de res, ½ tza. de aceite de oliva, 1½ cebolla blanca, 2 dientes de ajo, 2 tazas de puré de tomate, queso parmesano al gusto, 1 cucharada de perejil, sal y pimienta al gusto.

PREPARACIÓN

Cocer los ravioles en una olla con agua hirviendo, la mitad de la cebolla en trozos grandes y un poco de sal.

Ya que estén cocidos,

escurrirlos y ponerlos a remojar en agua fría durante unos minutos y volverlos a escurrir bien.

Guisar la carne molida en un sartén caliente con un poco de aceite y otra media cebolla finamente picada. Rellenar los ravioles con la carne. Poner en el sartén caliente un poco de aceite de oliva y freír el ajo picado y el resto de la cebolla y después agregar el puré de tomate. Dejar cocer bien la salsa y sazonar con un poco de sal y pimienta.

Acomodar los ravioles en un refractario y bañarlos con la salsa de tomate. Meterlos al horno durante 5 minutos a 180 °C. Servir en un plato y agregar encima el queso parmesano y un poco de perejil.

Ravioles

La pasta es un alimento principal de las comidas mundiales. Se denomina pasta a los alimentos

preparados con una masa cuyo ingrediente básico es la harina, mezclada con agua, y a la cual se puede añadir sal, huevo u otros ingredientes, que van

conformando un producto que generalmente se cuece en agua hirviendo.

La mayoría de las personas preocupadas en tener un peso adecuado, intentan de manera equivocada

alejarse de las pastas,

pensando que éstas

engordan o aumentan el peso corporal. La ración para una persona es de 60 gramos, con lo cual el aporte calórico de una

porción ronda

aproximadamente las 200 Kcal. Ahora bien, es

importante señalar, que ese valor calórico, como así también los demás

nutrientes variarán en

función de las salsas y acompañamientos de las pastas. Es decir, que si

comemos unos fideos o spaguettis con una sencilla salsa de tomates, no

aportaremos casi nada de grasas, pero si añadimos quesos, natas, carnes, etcétera, el contenido graso y

calórico se dispara.