domingo, 22 de abril de 2012

Dulces rollos de canela

El rollo de canela es un pan dulce creado en la década de 1920.

Si bien el rollo de canela era conocido desde la segunda mitad del siglo XIX, sólo era horneado en hogares con suficientes recursos económicos, por el coste de sus ingredientes.

Terminada la Primera Guerra Mundial, y la existente escasez de harina refinada, azúcar y canela, aparecieron en las pastelerías nuevos tipos de pan dulce.

En la actualidad, es una especialidad repostera típica de los Estados Unidos y del norte de Europa.

En Suecia se lo conoce con el nombre de "kanelbulle". Su origen es incierto, pero como otros, es posible que tenga un origen alemán.

Consiste en un rollo de masa con canela y mezcla de azúcar (y pasas en algunos casos). La masa es enrollada, cortada en porciones individuales y horneada. A los rollos de canela se les glasea con azúcar.
Rollos de canela con glaseado
INGREDIENTES

90 grs de azúcar, 7 grs de sal, 80 grs de mantequilla, 45 grs de huevo, ralladura de un limón, 450 grs de harina de panadería, 18 grs de levadura prensada, 260 grs de leche entera, 115 grs de una mezcla de canela y azúcar. Para el glaseado: 250 grs de azúcar glass, un poco de leche, ralladura de limón o naranja.
PREPARACIÓN

Mezclar los ingredientes poco a poco dejando para el final la harina y la levadura. Amasar unos 10 minutos hasta obtener una masa fina, pero que no quede pegajosa, si hay que corregir añadir un poco de harina.

Dejar fermentar a temperatura ambiente una o dos horas o hasta que doble el volumen.

Estirar la masa con un rodillo, enharinar previamente la masa para que no se pegue el rodillo. Formar un rectángulo de 1,5 cms de grosor aproximadamente.

Espolvorear con la mezcla de azúcar y canela que se ha preparado. Enrollar a continuación la masa como un cigarro. Cortar la masa en los trozos que se desea.

Colocar los rollos en una bandeja, separarlos un poco y dejar reposar sobre una hora y media o hasta que hayan doblado su volumen.

Precalentar el horno a 175 grados y hornear durante unos 20-30 minutos. Dejar enfriar sobre una rejilla unos minutos.

Preparar el glaseado. Añadir al azúcar, la leche hasta obtener una pasta espesa, aromatizar con ralladura de limón o naranja.

A los diez minutos de sacar del horno cubrir con la glasa y dejar enfriar totalmente.