miércoles, 25 de abril de 2012

El chef boliviano que cocinó para Barack Obama

Roberto Gironás, es el orureño que deleitó con su sazón culinario a una decena de celebridades del cine, la música, el espectáculo y hasta políticos de los Estados Unidos. Tan renombrada es su fama a nivel internacional que la secretaria de estado del presidente Americano Obama lo solicitó para su chef cuando visite Bolivia en junio en la Asamblea de la OEA en Cochabamba.

¿De como nació el gusto por la cocina?.
J.G.: Es una historia larga, pero te contaré que mi primer trabajo fue en Europa y de ayudante de cocina y tuve que pelar papas por tres meses y un día estaba decidido a renunciar, por que ya no quería pelar más papas, el chef del hotel Ritz de París me dijo, hiciste tan buen trabajo que te voy a promover para que ingreses a la cocina a cocinar. Desde aquel momento viví la cocina y decidí formarme como chef.

¿Que le impactó cuando ingresó a la cocina del Ritz?.
J.G.: La verdad, más me impactó el chef, por que cuando lo conocí creí que era el dueño del hotel, por que tenía oficina y hasta secretaria. Entonces me dije yo quiero ser como el, ser chef no es sólo cocinar sino una profesión que vive del sabor y el gusto.

¿Cómo logro convertirse en chef?.
J.G.: Contarte que en Bolivia antes no se conocía la palabra chef y a mis padres sus amigos le criticaban por que su hijo estudio para cocinero, pero no sabían la importancia que tenía ser chef en Europa o en los Estados Unidos. Ahora esa gente tiene nietos o hijos que están estudiando para chef. Y como lo logré poniéndole mucho empeño, dedicación y sobre todo amor a lo que preparo y realizo, creo que eso se transmite en mi comida y por eso le agrada a la gente para quien he trabajado y para los que han probado mi sazón ahora en el restaurante de mi madre que se llama Nayjama.

¿Qué ingrediente nunca falta en su cocina?.
J.G.: El ingrediente más importante que existe ya sea para una cocina industrial, hotel o incluso la mamá en la casa es sin duda alguna el amor, es el toque principal, y algo que siempre repito a mis ayudantes en la cocina es "cocinar sin ajo, es un día sin sol".

¿Cual es su especialidad en la culinaria?.
J.G.: Antes pensaba que mi especialidad era la comida francesa, después he viajado a más de 70 países y he degustado y aprendido a comer comida de los lugares que he visitado como Tailandia, Rusia, Alemania, Líbano, Portugal y otros países. Incluso tengo amigos chef de Santa Cruz que me llaman y me piden consejos y a veces con simples toques se logra el mejor plato gourmet.

¿Cuál es el plato favorito suyo?.
J.G.: Yo soy de buen paladar, sin embargo no hay comida internacional que se asemeje a un plato hecho con amor, aunque sea un guiso de fideo del más sencillo y hasta sin carne.

¿Por que le gusta estar en el anonimato?.
J.G.: Ya he vivido y entre mis vivencias disfrute de la fama en otros países del mundo, trabaje con artistas, celebridades, políticos y hasta con excéntricos. Yo soy feliz con la gente que me conoce y sabe quien soy sin necesidad de decírselos. Una vez me sorprendieron al bautizarme como el chef tres estrellas por el amplio bagaje que tuve en mi profesión. Mucha gente quedó admirada, pero algo he aprendido de mi adorada madre que por ella he regresado a mi hermosa Bolivia. Que la humildad está ante todo en la vida y estoy siguiendo sus pasos.

¿Como le gusta sorprender los paladares de las celebridades?.
J.G.: Con originalidad, una vez hice una lagua de chuño para unos petroleros en los Estados Unidos y la bautice como sopa petrolero, de igual manera una vez me visitó Don Francisco con su cámara viajera y le di a saborear cordero y quedó fascinado, dijo que nunca había probado un plato tan exquisito en otra parte del mundo, imagínate quedé feliz

¿Que Anécdota tiene?.
J.G.: En San Diego California tenía un restaurante que decía en el letrero "No tiene que ir a Italia a comer la mejor berenjena a la parmesana, a Francia a comer la mejor sopa de cebolla gratinada, no tiene que ir a Bolivia para comer la mejor salteña, no tiene que ir a México a comer las mejores enchiladas, en el restaurante del chef Roberto degustarás de la comida internacional sin necesidad de que viajes tan lejos".(risas)