martes, 3 de abril de 2012

Ventajas del maní

Los maníes constituyen un alimento muy nutritivo, cuya concentración en nutrientes supera a la de cualquier alimento de origen animal, incluida la carne. En el reino vegetal, sólo la nuez y la almendra pueden compararse al maní en riqueza nutritiva. El maní supera ampliamente a la carne y los huevos en cuanto a cantidad de hidratos de carbono, proteínas, vitaminas B1, C, E y niacina. Los supera también en cuanto a minerales como calcio, magnesio potasio; y todo ello sin aportar colesterol, ni exceso de ácidos grasos saturados.

Desventajas

Las personas que consumen maníes sin tener en cuenta que se trata de un alimento muy concentrado y nutritivo, suelen quejarse de que son indigestos. Ahora bien, tomados con mesura, no complementando a otros alimentos, sino sustituyéndolos, resultarán bien tolerados y fácilmente asimilables.

Ventajas: Los maníes son bajos en sodio y muy ricos en potasio, lo cual protege contra la hipertensión arterial y evita la retención de líquidos en los tejidos. Por supuesto, para que estos efectos beneficiosos tengan lugar, los maníes deben comerse sin sal. No se ha comprobado que sea afrodisiaco.

Los ÁCIDOS GRASOS del mani desempeñan un papel muy importante en la formación y renovación de la piel, así como del tejido cerebral; intervienen también en las defensas inmunológicas y en el metabolismo del corazón ya que constituyen la fuente primaria de energía para el músculo cardíaco. Así como el cerebro necesita sobre todo glucosa para mantener su actividad, el corazón “quema” ácido grasos para obtener la energía necesaria para sus latidos.