domingo, 30 de diciembre de 2012

Los besos de chocolate made in Italy cumplen 90 años

Agregar a MySpace

Archivo digital
Archivo digital
El bombón italiano con corazón de avellana.
Los Baci (besos) de Perugina, famosos bombones de chocolate con corazón de avellana nacidos en Italia, se aprestan a celebrar sus primeros 90 años, consagrados entre las golosinas más famosas del mundo.

Si se pusieran en fila todos los Baci vendidos hasta ahora, darían diez veces la vuelta a la Tierra. Cada año se venden 300 millones, unos 1.500 por minuto, y se exportan a 55 países del mundo.

Además hasta ahora se utilizaron unos 18.000 kilómetros de papel para imprimir las célebres frases que los acompañan.

El Bacio de Perugina, recordó un comunicado de Nestlé, entró en las casas de los italianos en 1922 gracias a Luisa Spagnoli, la emprendedora esposa de uno de los cuatro fundadores de la fábrica de chocolates Perugina (ahora en manos de la multinacional suiza).

La mujer buscaba un sistema para aprovechar las partículas de avellana que quedaban tras la elaboración de otros productos. Así nació el bombón, primero bautizado Cazzotto (puñetazo) por su forma, y luego rebautizado por Giovanni Buitoni con el más amable nombre de Bacio.

La siguiente gran innovación fue en los años 30, cuando Federico Seneca -por entonces director artístico de Perugina- inventó los papelitos con frases que acompañan a cada chocolate para transmitir un mensaje de afecto, calor y simpatía: en síntesis, todas las fases del amor.

Con explícita referencia a otro beso, el que pintó Francesco Hayez y hoy se exhibe en la Pinacoteca de Brera de Milán, Federico Seneca ideó también la romántica caja azul y plateada con una pareja que se besa bajo una lluvia de estrellas. Rodolfo Valentino, Clark Gable, Frank Sinatra y Vittorio Gassman fueron algunos de los primeros famosos que prestaron sus rostros al anuncio de los bombones.

Los Baci sufrieron luego varias transformaciones, incluso significativas, siguiendo los vaivenes de la estrategia de comunicación de la marca, y en 2011 llegó el Bacio blanco.