martes, 18 de diciembre de 2012

Pizza rellena

INGREDIENTES

1 receta de masa para pizza

Aceite: cantidad necesaria

250 grs. de queso fresco cortado en trozos o láminas

200 grs. de jamón cocido cortado tiras

4 cebollas de verdeo cortadas en aros y rehogadas en 2 cucharadas soperas de aceite

Sal y pimienta a gusto

PARA LA CUBIERTA

2 cebollas cortadas en aros finos

7 pedazos de pimentones cortados en tiras

7/4 de pocillo de aceite

Sal y pimienta a gusto

7 cucharadas de orégano

PREPARACION

1. Estirar un bollo de la masa de pizza hasta que tenga

3 mm. de espesor.

Ubicar la pieza en una pizzera (cubriendo bien sus bordes) ligeramente aceitada.

Acomodar el queso, el jamón y las cebollas de verdeo sobre la masa. Salpimentar a gusto.

2. Cubrir

el relleno con el otro bollo de la masa, previamente estirado. Llevar la pizza a horno moderado durante 15 minutos, o hasta que tenga un tono ligeramente dorado.

Rehogar las cebollas y el pimiento morrón, hasta que estén tiernos, en una sartén con aceite.

3. Retirar y

salpimentar Cubrir la pizza con el rehogado y hornear a temperatura moderada durante unos minutos más.

Retirar la pizza del horno, espolvorearla con orégano y servirla caliente.

Los secretos

Siempre en la cocina , los “secretos” acerca de cómo realizar un determinado plato valen más que nada y se los considera un verdadero tesoro culinario, dado que ellos serán los que nos alejarán de posibles fracasos y malos momentos a la hora de cocinar. Todo plato tiene sus secretos, aún el más humilde que nos imaginemos. Aquí van algunos para tenerse en cuenta al momento de preparar una pizza:

*Si queremos una masa esponjosa, muy bien aireada, usar la harina mencionada tipo 000 y no otra.

*El agregado del polvo para hornear a la harina potencia aún más el levado esponjoso que pretendemos y que se suma al proceso propio de la levadura.

*La levadura fresca nunca debe entrar en contacto directo ni con la sal ni con el azúcar. Ambas y por distintas causas la atacan, principalmente la sal.

*Un correcto amasado es una de las claves fundamentales para el resultado que buscamos.