lunes, 24 de diciembre de 2012

Salsas

Todos sabemos lo que son las salsas, esa mezcla de ingredientes que puede ofrecer variadas texturas que en la armonía, acompañan a platos dulces y salados, calientes y fríos, son aquellas preparaciones que nos ofrecen un abanico de posibilidades para realzar el sabor de nuestras recetas.

Se sabe muy poco sobre los primero indicios de como y donde se realizaron las primeras preparaciones de estas suculentas delicias. Aun así los primeros registros de cuando fueron utilizadas se hallan en la antigua Roma con el garum, aunque parece ser que este fue original de Grecia, de hecho, debe su nombre al pez que los helenos llamaban garos, garon o garo, y que en la actualidad conocemos como caballa.

Lo primordial a la hora de su preparación son los ingredientes a utilizar, ya que estos marcaran su frescura, como su calidad, el segundo paso a tomar en cuenta es la manipulación higiénica y correcta de los mismo. Si todo es armónico y correcto, se puede conseguir el toque mágico que uno desea regalar al plato que se va a elaborar.

Hay salsas para todos los gustos, para cualquier estación, para cualquier ocasión, con mayor o menor dedicación, desde las más simples hasta las más elaboradas. Siempre es útil conocer las bases, tener unas directrices y dejar que nuestra imaginación se desarrolle para sorprender después al paladar.

El objetivo de la salsa es acompañar a otras comidas para mejorar su sabor, haciendo un contraste o complementando.

Se denomina salsa a una mezcla líquida de ingredientes (fríos o calientes) que tienen por objeto acompañar a un plato.

Son ricas en variedad por no decir innumerables.

Existen salsas menores son las que se preparan en poco tiempo, son versátiles, igual acompañan una carne que un plato de pasta.