sábado, 19 de enero de 2013

Corazón de melón

Amarillos, alargados y aunque no muy dulces, el melón se destaca por sus beneficios. Ideales para los días calurosos, con un conjunto de vitaminas de complejo B y minerales, son razones suficientes para comprar uno y aprovechar sus ventajas. Existen diferentes tipo de melones, los más conocidos de fibra blanca y amarilla en su mayoría. Tienen las mismas propiedades, solo que el último contiene más betacaroteno y fibra, explica el doctor Mariano Chumacero Fernández, especialista en ozonoterapia, director de la clínica "Ozono Salud".

Mejora la calidad de vida. El profesional señala que sus propiedades disminuye los efectos negativos que produce la mala alimentación. "En Santa Cruz se tienen melones de calidad, ya que se producen los de fibra amarilla, que contienen más propiedades", dice Nue Morón, presidente de la Federación Departamental de Frutas y Hortalizas. A la vez que Julio César Justiniano junto a Juan Ramón Huayhua, que llevan una investigación, indica que la calidad de este fruto se debe a la forma de cultivo y a los factores climatológicos. "Por sus propiedades no debe faltar en la dieta de las personas y además toma un papel importante por su alto contenido en agua", dice Justiniano, que informa que este fruto tiene para ser degustado hasta fines de diciembre en su cosecha natural. La nutricionista Viviana Claudia Choco Oliver recomienda esta fruta por su alcalinidad, por su frescura, aroma, su valor terapéutico y nutritivo. Explica que se tiene que comer sola, sin combinar con otros alimentos. Se puede desayunar y cenar con melón solamente. De esta manera los profesionales puntualizan las ventajas de esta fruta.

Beneficios

Para la salud de huesos y dientes. Es recomendable para los huesos y los dientes. El porcentaje del melón en alcalinidad está en proporción de tres a uno con respecto a los elementos ácidos.

Controla el consumo de hidrato de carbono. Tiene un aporte bajo en calorías, por lo que es muy buena para dietas de adelgazamiento y especialmente en el caso de los diabéticos, controla el consumo de hidratos de carbono.

Previene el cáncer y las consecuencias del exceso de azúcar. Su función antioxidante permite una prevención del cáncer y el grupo de vitaminas de complejo B y sus minerales, más específicamente el magnesio.