martes, 8 de enero de 2013

Delicias

Hablar de la cocina como un arte, podría parecer un capricho de súbita modernidad pero reflexionando un poco notamos que al igual que todas las demás artes, la cocina ha determinado en buena parte la cultura mundialmente, y además nos permite hacer y dejar constancia de nuestra historia. Además sabemos que durante y antes de la época de Julio César, la cocina fue considerada realmente como una de las más grandes de las artes, cumpleaños, funerales y las victorias se celebran con grandes banquetes, en las que el jefe de cocina, fue siempre fue un invitado de honor. Por lo tanto no sería una exageración decir que la cocina puede corresponder al mundo de las artes, esto claro, gracias al placer que proporcionan a nuestros sentidos, ganando así su derecho a formar parte de las más bellas…

Como los artistas, los chef y aquellos que son apasionados por la cocina experimentan cantidades de sensaciones, sabores, texturas, y aromas ayudados de temperaturas, herramientas, formas y superficies, que se entremezclan para llegar a la obra definida, conjugando una idea y representando un sentimiento.

La cocina es como las artes, popular, burguesa, vetada, aclamada, protagonista y antagonista.

Los platos mÁs sencillos son los más agradables, de lo que se trata es que la preparación sea balanceada y rica para obtener una alimentación completa.

El arte culinario

es una forma creativa de preparar los alimentos y depende mucho de la cultura de cada región.