sábado, 26 de enero de 2013

Museo belga enseña a crear delicias de chocolate

El Museo del Cacao y el Chocolate de Bruselas abrirá hasta el 31 de diciembre las puertas de su laboratorio creativo, donde el maitre-chocolatier muestra y explica a los visitantes cómo se preparan artesanalmente los tradicionales pralinés.

Después de visitar el museo, con ayuda del chef se podrán pasar numerosas clases de diferentes chocolates, desde los mendiant hasta las orangette, para llevarse a casa.

Es un modo diferente de comenzar una visita a la capital belga, donde la tradición del chocolate tiene una historia de 400 años y se convirtió no sólo en un arte por descubrir, sino también en un refinado producto artesanal ideal para la época navideña.

En todo el país, el cacao se transforma en chocolates artesanales que son pequeñas obras maestras de la arquitectura pastelera y hacen del chocolate belga un producto renombrado en todo el mundo.

Hay chocolates para todos los gustos: barras aromatizadas con especias, medallones de fruta seca, trufas, pralinés, bombones de almendras, café y avellanas, así como las caragues, minitabletas de gustos variados.

La tienda más tradicional de Bruselas sigue siendo Godiva Chocolatier, abierta desde 1926.