lunes, 28 de enero de 2013

Roscón de Reyes o Rosca de Navidad

En Nochebuena se cena en familia y lo habitual es que se cocine cordero o pavo relleno y de postre haya una bandeja repleta de todo tipo de turrones, mazapanes, polvorones, etc. Ya el Día de Reyes, una vez abiertos los regalos, se saborea el tradicional Roscón de Reyes acompañado de una buena taza de chocolate caliente.

INGREDIENTES [2 unidades]
• 500 grs. de harina
• ¼ tz. de leche (tibia)
• 30 grs. de levadura fresca de panadería
• 100 grs. de azúcar
• 2 huevos (uno para barnizar)
• 1 c. de sal
• 100 grs. de mantequilla
• 4 C. de anís
• Frutas confitadas para decorar
• Una figurita (como sorpresa)

PREPARACIÓN

Hacer una masa previa con la levadura y un poco de agua tibia hasta que forme una masa espesa. Cuando haya doblado su tamaño añadir a harina, la leche tibia un huevo batido, sal, azúcar, anís y la mantequilla en trocitos, mezclar con una cuchara de madera. Amasar con las manos hasta obtener una masa más bien seca. Darle la forma de rosca, colocar dentro la figurita de sorpresa, decorar con fruta confitada y pincelar con el huevo batido encima. Dejar leudar en un sitio abrigado hasta que fermente y doble su tamaño, aprox. 2 horas. Meter a horno precalentado a 400°F (200°C) hasta que dore y la masa este cocida.

Curiosidades: Las sorpresas del Roscón de Reyes: el haba y figuritas:

• Como mínimo hay que meter dentro del Roscón dos sorpresas envueltas en papel plástico. La tradición manda que una sea una "haba seca y dura" y una figurita. La primera es símbolo de mala suerte y la segunda de lo contrario. Así lo resume el dicho: "Si es el haba lo encontrado el Roscón pagarás; más si ello es la figura, coronado y Rey serás..."