lunes, 25 de marzo de 2013

Ajo, antibiótico natural

En la época medieval el ajo se utilizó para librarse de brujas, vampiros y malos espíritus. Ahora lo puede utilizar para cuidar los problemas respiratorios, su corazón, su presión, purificar su sangre, entre otros, ya que es reconocido como un efectivo antibiótico. "Este vegetal puede curar más de 20 enfermedades", dice Adelia Hervas, médico naturista del centro de medicina natural Cemetra. Entre sus principales componentes está un aceite que tiene como principal función eliminar las células dañinas del organismo.

Con historia medicinal. Resalta que la mejor manera es comerlo crudo, ya que sus beneficios son más. La profesional resalta que antes se lo utilizaba para cuadros de tuberculosis por sus funciones antisépticas y antibacterianas. Además, señala que el órgano que más se beneficia con el ajo crudo es el corazón, puesto que este es un buen purificador de la sangre.

Cuidados. Muy al contrario, la nutricionista Carla Betania indica que el refrán "ajo cocido, ajo perdido" no se aplica, ya que este al ser cocinado no pierde ninguna de sus propiedades importantes, como ser el azufre y el zing, que según la profesional es lo que más tiene y que aporta sus beneficios para la salud. Ella destaca que ingerir este producto no tiene ninguna contraindicación. Sin embargo, advierte que se debe evitar comer los que tienen en el medio un color verdoso, ya que estos pueden provocar molestias estomacales. "Se debe quitar esta parte para que sea más digestible", dice al agregar que no hay otras contraindicaciones, por lo que recomienda usarlo diariamente. "Es muy versátil y bienvenido en diferentes preparaciones", apunta. No obstante, una de las causas para no consumir el ajo es el mal aliento que produce y transpiración desagradable. Sin embargo, según los estudios, este resultado no es propiamente de este alimento, sino de las toxinas acumuladas en el organismo, que al combinarse con los activos principios eliminadores del ajo despiden ese olor desagradable.

Beneficios

Combate los virus y las bacterias. Incrementa las defensas del organismo, mejorando la respuesta a los virus y bacterias. Es por ello que es indicado en cuadros de resfrío, ya que ayuda a prevenir y curar las enfermedades de las vías respiratorias.

Articulaciones. Por su contenido de azufre tiene una efecto positivo en las articulaciones, puesto que fortalece sus uniones y alivia el dolor. Además, es antiinflamatorio, anticoagulante, vasodilatador y depurador.

Colesterol. Ayuda en la hipertensión protegiendo al mismo tiempo el corazón y las arterias, dándoles mayor flexibilidad y manteniéndolos libres de depósitos de colesterol.

Previene la mala circulación. Favorable a quienes padecen de ácido úrico y actúa como protector en la calcificación de las arterias. Previene la hipertensión y la mala circulación, ya que tiene una acción hipotensora.

Para el cerebro. Algunos estudios parecen demostrar que ayuda a incrementar el nivel de serotonina en el cerebro, ayudando a combatir el estrés y la depresión.