viernes, 22 de marzo de 2013

Cebolla y ajo, para sacar restos tóxicos

Investigadores indios descubrieron que los residuos de estos vegetales pueden limpiar metales pesados


Los residuos de cebolla y ajo de la industria alimentaria que constituyen un subproducto de escasa o nula utilidad podrían usarse para retirar del medio ambiente metales pesados peligrosos, como el plomo y el mercurio, e incluso el arsénico.

El equipo de Rahul Negi, Gouri Satpathy, Yogesh Tyagi y Rajinder Gupta, de la Universidad Gurú Gobind Singh de Indraprastha en Delhi, (India), ha ideado cómo los desechos del procesamiento de la cebolla (Allium cepa L.) y ajo (Allium sativum L.) en ciertas operaciones del sector alimentario podrían usarse como un material de saneamiento alternativo para retirar elementos tóxicos de materiales contaminados, incluyendo vertidos industriales.

El equipo de investigación ha comprobado que la tasa máxima de extracción posible se lograría para el plomo, uno de los agentes contaminantes metálicos más problemáticos para el medioambiente.

Los científicos han conseguido una tasa de extracción de más de 10 miligramos por gramo de Allium en una disolución de prueba. Esto representa una eficiencia de recuperación de más de 70 por ciento.

Los experimentos realizados por el equipo de investigación con residuos de cebolla y ajo demuestran en definitiva que esta biomasa permite una extracción eficaz de metales pesados presentes en los residuos industriales líquidos.

La técnica parece ser aplicable a escala industrial y viable comercialmente.

Por tanto, la nueva técnica podría constituir una tecnología barata, respetuosa con el medio ambiente y de fácil mantenimiento, para ayudar a procesar residuos tóxicos industriales.



Prueba del estudio

Los biotecnólogos expusieron cómo los residuos resultantes del procesamiento y el enlatado de la cebolla y del ajo podrían utilizarse como un material de remediación alternativa para eliminar elementos tóxicos de los materiales contaminados como los efluentes industriales.

La investigación demostró que a 50 °C la eficiencia del proceso de limpieza depende en gran parte del pH y que el tiempo de equilibrio generalmente se alcanza en media hora. El proceso de extracción fue más efectivo para el plomo, uno de los contaminantes ambientales metálicos más problemáticos. Cuando la extracción termina los metales absorbidos pueden liberarse en un recipiente de recogida usando ácido nítrico y la biomasa puede reutilizarse.



Uso medicinal

Cebolla es el nombre común para la Allium cepa, planta del género de hierbas bianuales de la familia de las liliáceas, originalmente proviene de Asia pero ha sido cultivada extensamente en regiones templadas y subtropicales por miles de años.

Es una planta bulbosa con hojas cilíndricas huecas, largas y engrosadas en la base que constituyen la mayor parte del bulbo. Las flores de la cebolla, de color blanco o rosa, poseen seis sépalos, seis pétalos, seis estambres y un solo pistilo. Los frutos son pequeñas cápsulas que contienen sus pequeñas semillas. Ciertas variedades forman en lugar de flores unos bulbillos que pueden enterrarse para obtener nuevas plantas.

La cebolla contiene esencias sulfurosas volátiles que le otorgan su sabor picante característico; al cortar cebolla se llora porque estas esencias entran por la nariz y provocan el lagrimeo. Es una de las verduras más versátiles. Se consume cruda en ensalada, cocinada, y es ampliamente usada como condimento culinario.

Esta es una de las plantas más sanas y alimenticias y sus poderes medicinales son muchísimos. Por su contenido de vitaminas A, B, C y E se convierte en un gran revitalizador de nuestro organismo. Por su alto contenido en vitamina C es un potenciador natural de las defensas del organismo.


Utilidad

Algunos preparados

1 Para rinitis y resfriados crónicos: Unas gotas de zumo de cebolla en los orificios nasales suelen ser de gran ayuda.

2 Dolor de dientes y dolor de cabeza (cefalalgia), Tomar zumo de cebolla.

3 Contra las lombrices Tomar 2 cucharadas del zumo de una cebolla.

4 Asma. Se encontrará gran alivio comiendo cebollas asadas sobre brasas, en ayunas y por la noche.