martes, 12 de marzo de 2013

Receta casera que llega desde Cotoca: tablillas de maní

Las típicas tablillas de maní podrían fácilmente pasar por unas barras de esas que comercializan grandes marcas. Y no están lejos, solo que estas aún mantienen su forma tradicional de elaborarse, y quizá a ello se deba su sabor irresistible Ahora desde la población más dulce de la región, Cotoca, El Sol le trae la receta.

Artesanal. Entre el maní y el empanizao (barra del jugo de caña), esta rica receta no lleva mucho tiempo para hacerse, en solo una mañana se realiza como 70 unidades. En el municipio de Cotoca Maribel Méndez, presidenta de la Asociación de Jaleeras, todos los días transporta las tablillas hechas en su pueblo hasta Santa Cruz. Además de venderla en el mercado del Cotoca.

De Cotoca y nutritivo. Las mismas que son hechas por Patricia Sandóval que mientras va quitando los restos de cáscara del maní tostado cuenta que desde pequeña aprendió a hacer la receta. Ella nació en esta población y después de tanto hacer tablillas y probarlas, sigue sosteniendo que son ricas. Saca 2 barras de empanizao -pesarán unos 5 kilos cada uno- los pica directamente en la olla y le agrega un poco de agua. Sobre el brasero -a fuego lento- las dulces barras se van derritiendo, una y media hora después agrega finalmente el maní, que luego son moldeados en una estructura de madera.

Receta
Ingredientes
Tablillas de maní
• 1/2 medio kilo de maní
• 2 kilos de empanizao para hacer tablillas (azucarado)
• 3/4 taza de azúcar
• Agua

Preparación
Pica el empanizao, agrega este ingrediente a una olla con un poco de agua y al fuego lento. Momento después agrega el azúcar y deja en el fuego hasta que se derrita. Una vez que esté derretido, para saber si está en su punto, con una cuchara saque un poco y deje caer en una recipiente con agua. Al momento palpe el poco de la preparación que vertió y si está dura, quiere decir que está en su punto. Si es así, saque la olla un momento del fuego como cinco minutos. Después vuelva a poner la olla y agregue el maní poco a poco, sin dejar de batir. Cuando adquiera cierto espesor, puede poner en cualquier molde, que no sea de plástico, mejor si es de madera y dejar reposar hasta que seque. Después de este paso ya están listos para ser degustado.