lunes, 21 de julio de 2014

Cliza ya tiene una Ley para el Pichón y su culinaria

Los braseros y los fogones son encendidos desde la mañana. Los platillos son cocinados a vistas de los comensales que esperan con ansias el tradicional menú cliceño, el pichón.

En las enormes ollas de aluminio se cocinan los pichones, que aderezados con limón y sal son retostados sobre el carbón.

Los platillos son servidos con chuño p’uti, fideo, papa blanca, bastante ensalada y llajua.

El plato se acompaña con chicha de maíz, de durazno, entre otras variedades ofrecidas.

La demanda sobrepasa la oferta de las más de 50 gastrónomas que se presentaron en la XXIX Feria del Pichón, en Cliza, ayer.

LEY Ayer, se promulgó la Ley Departamental que reconoce y declara el plato del pichón como Patrimonio Cultural Gastronómico de la provincia Germán Jordán, y del departamento de Cochabamba.

La norma establece que la Gobernación y la Alcaldía de Cliza deben fortalecer la crianza de palomas por las familias del lugar. También tienen que implementarse granjas comunitarias, asignando los recursos económicos que sean necesarios.

Se debe promover, fomentar, desarrollar e incorporar políticas, programas y proyectos para incentivar el Patrimonio Gastronómico.

En la oportunidad, el gobernador de Cochabamba, Edmundo Novillo, destacó la Feria por ser una de las más antiguas del departamento.

Dijo que la Llajta es cuna de la gastronomía boliviana y latinoamericana por la variedad de los potajes que se preparan, principalmente, en el Valle.

El pichón es parte de la identidad del pueblo cliceño porque es el único lugar donde se lo sirve, concluyó la autoridad.