lunes, 7 de julio de 2014

Lapping con sabor criollo

“Pase joven, bien servidito. Sírvase caballero el lapping tradicional”. Son frases que se escucharon de las “caseras” a la hora de intentar vender un plato de lapping. La variedad de la oferta gastronómica no faltó en la Plazuela Cobija, que se encontraba repleta de distintos puestos de comida en la segunda Feria del Lapping y la Chuleta, actividad promovida por la Oficialía Superior de Culturas de Cochabamba.

Entre aromas de carne asada, choclo recién cocido y verdura fresca picada, los comensales cochabambinos no faltaron a la cita gastronómica, explicando que este plato tradicional de nuestra región gusta al paladar por “su sabor, la presentación e ingredientes que lo componen”.

El cronista de la ciudad y crítico gastronómico, Ramón Rocha Monroy, explicó que el secreto de un buen lapping, tratándose de una carne dura, es que “requiere ser ablandada con papaya y también se suele marinar en limón, le da una mejor consistencia”.

Del mismo modo, opinó Felicidad Soto de Pesoa, propietaria del restaurante “Los Amigos”, destacando las cualidades del limón a la hora de cocinar.

“No hay que marinarlo mucho (el lapping), unos momentos antes de asar y la carne se empieza a deshacer, lo cual indica que es el momento para servir”, agregó Soto.

Otros elementos que hacen a un “buen lapping” son la presentación y el sabor, según explicó Fabiana Pereira, una comensal presente en la feria.

Para muchas de las personas presentes en la plazuela Cobija, lo que también hace a un buen lapping son sus complementos. Tubérculos, como la papa, granos, como mote de haba o una mazorca de choclo deben acompañar a la carne.

“El soltero, el choclo y la llawja son imprescindibles en un buen lapping, además del sabor de la carne, que sea blandita y jugosa”, añadió Miguel Maurobejo.

Según Rocha Monroy, el lapping usualmente se servía con mote y quesillo, a veces derretido sobre el mote. Posteriormente, el plato fue evolucionando y se empezó a introducir la papa frita o la papa blanca (cocida).

Otros ingredientes típicos de nuestra región son el mote de haba y el “soltero” o q’allu (ensalada que contiene tomate, cebolla, quesillo y en algunos casos locoto y quilquiña).

Así también Soto dijo que un distintivo para la ensalada, que acompaña, es la quilquiña, ya que su olor y sabor resaltan el plato.

Para Sonia Fuentes, aparte de todos los elementos previamente mencionados, influye mucho la mano a la hora de cocinar y sazonar los alimentos, pero sobre todo destacó “el amor”, porque “toda comida cocinada con amor es rica”.