jueves, 2 de abril de 2015

Consejos para identificar un pescado en buen estado



Con la llegada de Semana Santa y la práctica de los principales ritos religiosos de la fe católica, también se intensifica la preparación de platos que no contienen carne roja entre sus ingredientes, y el pescado, en diferentes variedades, se convierte en uno de los principales componentes de las comidas, y es importante conocer como identificar un pescado en buen estado.

El pescado que se comercializa en Tarija tiene un solo lugar autorizado para su venta por la Intendencia Municipal, y es en el mercado del Abasto que está ubicado en la avenida Froilán Tejerina, pasando dos cuadras la intersección de la avenida Circunvalación.
En este centro de abasto se puede conseguir diferentes variedades de pescado como sábalo, pacú, dorado, surubí, trucha, y pejerrey que llegan en estado fresco o congelado, y en cada caso las recomendaciones son diferentes para disfrutar de un pescado de calidad en sus diferentes formas de elaboración.
Las vendedoras del mercado del abasto señalan que para identificar si el pescado está en buen estado, se deben seguir los siguientes cinco consejos: los ojos tienen que estar brillando y no estar hundidos, las agallas deben ser de color rojizo, las escamas no se tienen que desprender, a la palpación no se debe hundir la carne y debe estar compacta, además de tener un olor suave y característico.
Al contrario, cuando el pescado está en estado de descomposición, tiene mal olor, cambia de color, se torna blanquecino cubierto de una sustancia babosa, las escamas se desprenden y los ojos están bien hundidos y las agallas bien oscuras.
La veterinaria de la Intendencia Municipal, Sonia Solano, señala que en el caso del pescado congelado, especialmente el sábalo que es el que se comercializa en estado porque es importado desde la República Argentina, se recomienda no echar agua caliente, porque la carne se empieza a desprender, y una vez descongelado se lo debe hacer cocer, porque lo importante es no romper la cadena de frío, dado que el cambio de temperatura puede hacer que el pescado empiece a descomponerse.
Solano aclaró que en el caso del pescado congelado las agallas son negruzcas y no rojizas como en el caso del pescado fresco, pero que el pescado que se vende dentro del mercado del Abasto es garantizado por la Intendencia Municipal y los vendedores cuentan con el certificado de importación correspondiente.
Si es que se detecta pescado en mal estado, es decomisado por los técnicos de la Intendencia Municipal asignados a los controles, pero según señalan desde esta repartición, hubo una coordinación previa con las vendedoras para evitar estas situaciones, y las mismas comercializadoras ya tienen la instrucción de separar y desechar el pescado que esté en mal estado.

La Intendencia prepara un operativo para controlar

Según señaló el subintendente municipal, Jaime Rivera, se prepara un operativo especial para el control de la calidad del pescado que se comercializa, y que el mismo sea apto para el consumo humano.
En el operativo que se realizará en el mercado del abasto se desplegará el personal técnico de la Intendencia Municipal, en coordinación con otras dependencias como la guardia municipal y tráfico y transporte.
De igual forma, el subintendente informó que los precios del sábalo oscilan entre 20 y 30 bolivianos cada unidad, dependiendo del tamaño del pescado, y en el caso del pacú, a partir de 35 bolivianos el kilo, y el surubí entre 45 y 50 bolivianos el kilo.
Los puestos habilitados regularmente en este mercado son 30, pero en esta época se incrementan hasta 60 vendedores, como también la llegada del pescado a la ciudad de diferentes procedencias, como Santa Cruz, La Paz y la República Argentina.
Tráfico y Transporte controlará que se venda el pescado dentro del mercado, prohibiéndose la venta en vehículos estacionados fuera, y en las aceras circundantes al mercado, además del ordenamiento correspondiente para una mayor fluidez dentro y fuera del mercado.