domingo, 14 de junio de 2015

Aprende a preparar unas exquisitas humintas a la olla

INGREDIENTES

- 5 choclos tiernos

- 5 choclos maduros (jaka)
- 1/2 taza de manteca o aceite

- 2 cucharillas de anís

- 2 cucharas de sal

- 4 cucharillas de azúcar

- 4 quesillos.

PREPARACIÓN
01°) Cortamos la base de los choclos con un cuchillo filo y deshojamos los mismos poniendo de un lado las chalas sanas.

02°) Con las otras chalas hacemos unas tiras uniendo con un nudo en los extremos delgados y partiéndolos luego (por la parte ancha en dos).

03°) Rallamos con el cuchillo los granos del choclo y molemos en batán (no muy fino). Se puede moler en procesadora ó en licuadora con dos o tres vueltas, pero nunca resultará lo mismo que en el batán, ya que este no muele el grano, sino que lo deshace.

04°) Una vez molido, agregamos la manteca caliente (humeante) y mezclamos rápidamente con una cuchara de palo.

05°) Añadimos sal, azúcar, anís (lavado en una coladera) y un quesillo estrujado.

06°) Probamos el gusto de la mezcla

07°) Si el choclo está maduro y la mezcla resulta seca, se añade huevo y leche según vaya necesitando.

08°) Alistamos dos de las chalas sanas, cruzadas por la parte ancha y al centro colocamos una cucharada del preparado y dos tajadas de quesillo, tapamos con otro poco de masa, cubrimos este relleno con los extremos angostos de las chalas sobrepuestas, luego enrollamos los costados de las mismas empaquetando prácticamente la mezcla del choclo.

09°) Amarramos con las tiras ya preparadas

10°) Cubrimos la base de una olla con los marlos del choclo y agregamos agua hervida, una cuchara de sal y otra de azúcar y vamos colocando las humintas a medida que la vayamos alistando (para evitar que se salga el jugo).

11°) Una vez que terminamos de ponerlas todas, cubrimos con bastante chalas y tapamos bien la olla.

12°) Dejamos cocer durante una hora y media ó hasta que las chalas estén bien amarillas. (En olla de presión tomará menos tiempo).

13°) Estas humintas se sirven calientes como un segundo, si quiere guardar para el día siguiente, se las recalienta tostándolas (con su envoltura) en un sartén sin grasa y a fuego lento.