miércoles, 5 de agosto de 2015

Chicharrón qhochala

Fuente Opinion
INGREDIENTES

2 kilos costillitas de cerdo

10 dientes de ajo

1 cucharilla de comino

1 rama hierbabuena

½ vaso de chicha

100 grs. tocino picado

Jugo de 2 limones

2 ramas de cilantro

Sal al gusto

Acompañamientos:

Papa huayco

Mote con cáscara

Choclo

Quesillo

PREPARACIÓN



Colocar en una sartén las costillas de cerdo ya cortadas, agregar ¼ litro de agua (se puede reemplazar el líquido por un poco de manteca de cerdo).

Echar todos los condimentos molidos.

Hacer hervir a fuego lento hasta que reduzca a la mitad el líquido, luego aumentar la chicha y dejar cocer por unos 15 minutos.

Luego aumentar el jugo de limón y dejar cocer por unos 10 minutos o hasta que seque un poco.

Cuando ya empieza a soltar su propio aceite aumentar el tocino.

Retirar del fuego y proceder a freír en su mismo aceite.

Servir con los acompañamientos.

Elsa Panozo

El Tunari sazonando a la llajta

//

RECETA Y FOTO: Elsa Panozo

Sin duda alguna, viajar nos permite abrir la mente y el corazón a nuevas experiencias, visiones, sabores y culturas. Esa es la experiencia de Elsa Panozo Meneces quien nació en la ciudad de Potosí, pero el destino la trajo desde muy pequeña a vivir a la llajta. Posteriormente se iría a Brasil, donde contrajo matrimonio con el hijo de la dueña de la conocida “Pensión Popular” de Cochabamba, que años más tarde pasaría a hacerse cargo, cambiando el nombre a Restaurant Tunari, en honor al nevado que embellece nuestra ciudad.

La prestigiosa chef, inició su formación profesional en la ciudad de La Paz, bajo la educación de reconocidos cocineros chilenos, posteriormente continuó sus estudios en INFOCAL y finalmente egresó de IGA como Chef Internacional. Elsa ha participado de un sinnúmero de eventos de cocina.

A medida que nos relata los acontecimientos y experiencias más importantes vividas entre los fogones de los concursos, presentaciones, viajes, cursos, podemos ver la pasión y cariño que Elsa pone a su cocina. Todos estos retos y desafíos, y especialmente sus viajes al extranjero le han demostrado cómo otras culturas aprecian nuestra comida.

Como mujer con visión empresarial tiene entre sus planes expandirse fuera de nuestras fronteras, nos explica que nuestra comida es altamente competitiva y puede exportarse con facilidad.

La experiencia que tuvo en Estados Unidos con la venta de, su especialidad, chorizos y chicharrones, ya cuenta con fama reconocida .

La chef ha innovado la manera de servir el chicharrón, con productos nacionales de alta calidad, que resaltan su sabor gastronómico, cuidando con minucioso detalle la selección, elaboración y presentación de su comida, lo que hace a este plato único en la ciudad. La chef resalta la exigencia del paladar cochabambino, el cual debe ser mimado con los mejores preparados posibles.