lunes, 19 de octubre de 2015

El ‘Chef Sin Fronteras’ busca revalorizar la comida típica

Casi nadie lo conoce por su verdadero nombre, pero cuando uno se refiere al ‘Chef Sin Fronteras’, el no necesita presentación, pues a través de un programa televisivo se hizo famoso. Muchas personas lograron obtener recetas de comida típica, que el “chef” elabora con el corazón a partir de costumbres culturales. Esta es la entrevista con él.

Cambio: ¿Cuéntenos quién es el “Chef Sin Fronteras”?
Emilio Garnica Vollagómez (E.G.V.): Es una institución el ‘Chef Sin Fronteras’, yo soy el conductor. Como institución tiene una filosofía y un objetivo profundo, que es revalorizar nuestra gastronomía local y regional, de los diferentes departamentos de nuestro país.

C.: ¿Cómo ve la relación entre la gastronomía y la cultura?
E.G.V.: La gastronomía es tan noble que se relaciona prácticamente con todo. El arte culinario siempre ha estado enraizado y ha ido de la mano con las tradiciones, las costumbres, las vivencias y por supuesto con una connotación sociocultural.

Por eso nosotros visitamos comunidades y municipios de diferentes provincias de los departamentos de Bolivia, para que a través de la gastronomía podamos mostrar la música, la vestimenta, la producción y los usos y costumbres, porque donde hay una fiesta, está de por medio la alimentación.

C.: ¿En qué se basa la alimentación boliviana?
E.G.V.: La alimentación normalmente está basada en productos que se da en la región, productos típicos de la zona.

En ese marco, las comidas antes eran siempre más saludables y esa es la filosofía que tiene el programa, es decir revalorizar y mostrar al país y al mundo que Bolivia siempre tuvo gastronomía y fue saludable.

C.: ¿Cómo se puede promover más la gastronomía boliviana?
E.G.V.: Esa es una tarea de las familias, de los restaurantes y de las empresas de alimentos; es decir que ellos puedan retomar recetas típicas de diferentes lugares y empezar a utilizar productos orgánicos, que no sean saturados con exceso de lípidos, es decir grasas. Sólo de esa forma podemos cambiar el hábito del consumo masivo de comida chatarra y comenzar a valorar lo nuestro.

C.: ¿Cómo se puede contribuir a la salud de la población?
E.G.V.: Sabemos que de generación en generación se van perdiendo cada vez más nuestras comidas típicas y son reemplazadas por otras recetas de fácil preparación, pero no tan saludables. Entonces yo creo que la forma de poder volver a gozar de una buena salud es comiendo alimento elaborado con productos naturales. No utilizar mucho las salsas que tienen químicos, o las preelaboradas, que son comidas en sobres. Ese es el mensaje y recomendación que podemos dar.

C.: ¿Los turistas valoran la comida boliviana?
E.G.V.: De hecho, las personas que están conscientes de lo que es comer bien, la valoran muchísimo. Pero hay personas y turistas que por el hecho de que algunas empresas no aconsejan nuestros productos por alguna razón, prefieren consumir comida en sobre, galletas u otros productos.

Pese a esto, creo que hay compromiso de algunas empresas, y restaurantes que aconsejan el consumo de una alimentación de comida típica, sana y saludable.

C.: ¿Cómo califica las actividades del Ministerio de Culturas y Turismo para promocionar ferias en las comunidades?
E.G.V.: Las ferias no son los únicos lugares donde nos promocionamos, pero debemos reconocer bastante esas actividades porque son de gran importancia para que podamos mostrar nuestra gastronomía, nuestras comidas típicas, donde las familias de la comunidad traen sus platos para exponer, con el fin de que sean consumidos por los visitantes.

C.: ¿Qué es lo más positivo de esas actividades?
E.G.V.: Los positivo es que cuando muchas personas van a las ferias, principalmente cuando llevan a sus niños y prueban nuestra comida por primera vez empiezan a tomar gusto y lo hacen parte de su dieta. Entonces las ferias son importantes por las visitas constantes. Claro que recomendamos que cuando haya ferias culinarias la gente se acostumbre a frecuentarlos.