sábado, 26 de diciembre de 2015

Cordero de Reyes

Ingredientes:

• 1 pierna de cordero de 2 kg
• Aceite de oliva
• Sal
• 4 dientes de ajo
• 1 pastilla de caldo
• Agua
• 1 o 2 vasos de vino blanco
• 2 cucharadas de vinagre
• Zumo de 1 o 2 limones
• Patatas
• Pimienta
• Cebollas
• Tomates

Preparación:

Se dispone de una pierna de cordero grande, de cerca de 2 kilos de peso. Riega ligeramente con aceite de oliva, sazona con sal y coloca en una fuente de barro. Precalentar el horno a 220-250ºC.

En un mortero machaca 4 dientes de ajo con un poco de aceite. Con la pasta resultante embadurna el cordero.

Cuando el horno alcanza la temperatura, introduce la carne.

Para el caldo, machaca en el mortero una pastilla de caldo de carne con un chorrito de agua. Suspende la pasta resultante en un poco de agua y se da un hervor instantáneo en un cazo. Añade 1 o 2 vasos de buen vino blanco, 2 cucharadas de vinagre y el zumo de 1 o 2 limones. Dar otro hervor rápido al caldo y reserva éste.

Con él riega el cordero cada 1/2 o 3/4 de hora. Prepara las patatas en cantidad discrecional y córtalas en rodajas gruesas.

Sitúa en una bandeja de horno plana, previamente engrasada con aceite de oliva. Sazona con algo de sal y pimienta al gusto. Corta varias cebollas en trozos gordos y bastantes tomates, cortados en cuartos. Salpimentar y apartar.

Inicia el asado, propiamente dicho, introduciendo en el horno la bandeja del cordero y la de patatas.

Al cabo de 1/2 hora riega el cordero con el primer tercio del caldo. En la bandeja en la que ya se están haciendo las patatas, añaden los trozos de tomate y cebolla. Durante la hora siguiente, cada 20 o 30 minutos añade al cordero 1/3 del caldo. Al tiempo, se vigilará el asado de las patatas. Cuando éstas empiecen a estar doradas, con los bordes algo churruscados, retira de su bandeja y júntalas con el cordero, procurando que no queden demasiado empapadas por la salsa de éste. Se pone la bandeja de patatas en otro piso del horno.

Finalmente, al cabo de este tiempo, el cordero llevará 1 1/2 horas en el horno. A partir de aquí, una posibilidad es dejar 10-20 minutos a 150-200ºC, y luego con el horno apagado (quizás un poco abierto) mientras se prepara la mesa y se toman los primeros entremeses. O bien se puede sacar del horno y trincharlo en unos cuantos trozos (2 o 3 por comensal); cinco minutos antes de servirlo ponerlo al gratinador, justo para que se chamusque la piel de la carne y las patatas, y servirlo bastante caliente.