viernes, 26 de febrero de 2016

el chef de sabor campestre Samuel Goyzueta

El chef paceño Samuel Goyzueta es un especialista en seducir el gusto de los comensales más exigentes con menús criollos, elaborados para exaltar los sentidos.

“Desde niño, comencé a tener interés en la gastronomía. No era extraño que pasará bastante tiempo en la cocina de mi abuela aprendiendo a preparar distintas recetas”.

Hace 17 años se le presentó la oportunidad de trasladarse a Cochabamba. Antes de dejar el majestuoso Illimani paceño por el Tunari Cochabambino, Samuel trabajó en reconocidos restaurantes de su ciudad natal, uno de ellos fue el hotel Presidente.

Desde que llegó a Cochabamba, Samuel demostró ser una persona llena de coraje y de fe, ya que se vio enfrentado a situaciones

adversas.

No solo ha sabido superar los obstáculos de comenzar de nuevo lejos de casa, sino que luchó contra un cáncer y ha salido victorioso.

“ El 2012 pasé por un cáncer que me alejó por un año de la cocina. Ni siquiera pude terminar la quimioterapia, casi me mata, pero gracias a un milagro de Dios recibí sanidad”.

Lleno de esperanza de poder volver hacer lo que más le gustaba, una vez que se supo vencedor de su enfermedad, el chef comenzó un proyecto junto a su familia.

“Abrí junto a mi hijo Samuel Israel y mi esposa Carola Rivero, en 2014, nuestro primer restaurante en Quillacollo llamado Tradición”.

Dado al éxito que tuvo este restaurante, en octubre del año pasado, la familia Goyzueta decidió inaugurar su segundo restaurante “Sabor Campestre”, ubicado en calle Araona Nº 241 entre Tadeo Haenke y Chimane.

“ Mi especialidad es la comida criolla y trato de sacarle el mayor provecho. Por ejemplo preparo chorizos artesanales que son de los más degustados en el restaurante, junto con el laphin y el pique”