sábado, 14 de mayo de 2016

María del carmen // 69 años de tradición

Fuente Opinion 

María del Carmen Zapata es una llajtamasi amante de su tierra y su familia. Heredó la sazón y el carisma de la mujer que inventó el sillp’ancho: su madre, la Señora Celia La Fuente Peredo (1928-2008).

Actualmente, María del Carmen es la gerente propietaria de la sillpanchería Doña Celia, ubicada en la calle Ecuador N º 610 esquina Lanza.

Ella cuenta que fue gracias a la cocina que pudo sacar adelante a su familia, tal como lo hizo su madre años atrás cuando ella era niña.

“La cocina me dio todo lo que tengo. Trabajé desde muy joven ayudando a mi madre y también realizando tortas para bodas y eventos grandes. Fue así como poco a poco, con mucho esfuerzo y dedicación, hoy tengo esta casa, donde hace 69 años nació el sillp’ancho”.

El nombre del sillp’ancho nace como una anécdota entretenida. Su inventora se hizo conocida en la Llajta por vender un bistec con papas.

En cierta ocasión uno de sus clientes, el profesor Francisco Villarroel “Pancho”, en tono de broma le pidió uno de sus bistec, pero se refirió a el como sillpa (carne delgada en quechua). La autora de esta receta respondió a su casero un tanto molesta: “ Ahí tienes tu sillpas ´Pancho´” . Desde entonces el platillo fue bautizado como Sillpa Pancho que luego, según el lenguaje coloquial, se tradujo al Sillp’ancho.

Sillp´ancho
INGREDIENTES

•1 ½ kilo de filete •6 huevos estrellados

6 papas cocidas •½ taza de pan molido

•½ cucharilla de sal molida •½ cucharilla de pimienta molida •2 tazas de arroz graneado (cocido) •1 taza de aceite •1 cebolla pelada

y picada en cuadraditos •1 locoto picado en cuadraditos •1 tomate picado en cuadraditos

•Sal a gusto

PREPARACIÓN

Cortar contra el hilo la carne. Dividirla en

cuatro porciones.

Condimentar con sal y pimienta.

Estirar la carne en un batán. Pasarla por el pan molido.

Freír los trozos de carne uno por uno, sin dejar dorar porque se vuelven duros.

En una olla aparte hacer cocer las papas peladas con agua y sal hasta que estén blandas, pero no

desechas; escurrir y partir cada papa en

cuatro rodajas.

Calentar la mitad del aceite en una sartén grande y retostar las papas ligeramente, escurrirlas en una fuente cubierta con servilletas de papel.

Al mismo tiempo freír los huevos en otra sartén.

Poner el tomate y la cebolla en una fuente.

Mezclar y sazonar

con sal.

Servir en un plato el arroz graneado, la papa, la carne, el huevo frito y al final la ensalada.