miércoles, 25 de mayo de 2016

Teresa vargas Sin miedo a lacocina

Fuente Opinion
INGREDIENTES

•2 tazas de maíz pelado y cocido

(cocido con anís)

•¾ kilo de costillas de cerdo

•1½ cucharas de ají colorado en polvo

•Azúcar al gusto

•Sal a gusto

•6 chalas de choclo ( la hoja que envuelve el maíz)

PREPARACIÓN

Moler el maíz en un batán (deben salir pedazos gruesos).

Amasar, con las manos, hasta formar una pasta.

A Aparte, cortar las

costillas de cerdo en pedazos pequeños.

Luego, cocer las costillas en un perol grande con aceite caliente.

Salar a gusto.

A En otra sartén colocar un poco de aceite y rehogar el ají.

Esperar cinco minutos y echar a la misma sartén las costillas.

Dejar el tiempo que sea necesario hasta que ablanden.

Abrir las chalas del choclo, colocar al medio una porción de la masa de maíz.

Poner al medio un poco de las costillas.

Tapar con otro pedazo de porción y envolver el tamal como si fuera un sobre.

Repetir el procedimiento con el resto de las chalas.

Cocer durante media hora en una olla

pequeña con agua hasta la mitad.

Servir caliente.


Teresa

vargas

//

“Dejé Sucre hace 16 años en busca de nuevas oportunidades. Desde entonces Cochabamba me abrió las puertas. Al principio fue duro porque el público qhochala es muy exigente y yo extrañaba mi tierra”.



Así se expresa Teresa Vargas, una chuquisaqueña de 42 años, ingeniera en alimentos y gerente propietaria del restaurante la Bohemia Chuquisaqueña ubicado en la calle Santiváñez esquina Hamiraya.



Los que la conocen la definen como una mujer luchadora, imparable, voluntariosa y además excelente deportista.



Teresa afirma que la cocina es parecida al deporte: está abierta para todos, solo es necesario perderle el miedo. Y durante los últimos años así lo demostró. Ganó varios campeonatos nacionales de voleibol y básquet y además conquistó los paladares cochabambinos con las recetas de sus abuelos