sábado, 13 de agosto de 2016

Proyecto “Calle Gourmet” presenta sus innovaciones



El proyecto denominado “Calle Gourmet”, dirigido por la Fundación Emprender, presenta sus primeras innovaciones luego del primer proceso de capacitación encabezado por el presidente de la Asociación de Chefs de Bolivia, Pierre Van Oost.

Objetivos
El objetivo del proyecto es mejorar en todo sentido la venta de “comida callejera” o comida al paso. Es así que un grupo de vendedores de diferentes áreas de la ciudad, fueron elegidos para participar del proceso.
Luego de la primera semana de talleres se determinó (con ayuda del chef) que para mejorar la venta de sus productos, tales como empanadas blanqueadas, chirriadas, tamales, jugos, sándwiches, entre otros, se debe innovar. Es por ello que se determinó que se añadirá un producto “extra” y diferente para acompañar las comidas o bebidas.
La coordinadora del proyecto, María Ángelo, manifestó que dentro de los cursos se pudo constatar la participación activa y comprometida de los participantes. Razón por la cual, se obtuvieron resultados positivos. Es así que trabajan para lograr una venta de comida callejera “sana, sabrosa y que tenga el toque de gourmet”.
Los asistentes respondieron positivamente pues actualmente ya hicieron sus primeras innovaciones. A su vez buscan mejorar las condiciones de atención al público, al igual que en la limpieza y sanidad.
En este sentido, Ángelo informó que Giovana Gaite (una de las participantes), ya implementó un dulce de frutilla para adherirlo a las chirriadas que vende día a día. En otro de los casos, se estableció agregar un relleno de frutas para las empanadas blanqueadas. Y para las empanadas fritas, una salsa diferente, elaborada con maní.
Con este tipo de cambios y mejoras, también pretenden incrementar el ingreso económico de quienes expenden este tipo de productos, y que se recalca, que llevan años de experiencia en este campo. Por ejemplo, las vendedoras de masitas de la iglesia San Roque, tienen más de 30 años de trayectoria y a su vez, dejan esta tradición a sus hijos y nietos.
En este marco, Carla Irahola, quien vende empanadas blanqueadas, empanadas de queso y cebolla, etc. dijo que día a día se levanta, junto con su madre, a las seis de la mañana, para hornear sus masitas y posteriormente venderlas.
Irahola mostró su satisfacción por las capacitaciones, sin embargo, dijo que es difícil innovar o cambiar el producto puesto que existe el temor de que la gente se muestre renuente a lo nuevo, ya que tienen arraigado el sabor tradicional.

Segundo taller
En el segundo proceso, los participantes darán a conocer los resultados que tuvieron con sus innovaciones y a su vez se iniciará con nueva información respecto a la forma de administrar la economía. Éste empezará el 22 de agosto y se contará con la asistencia de 28 vendedores y vendedoras de comida “callejera” de Tarija.