lunes, 19 de septiembre de 2016

El TAMBO Tarija congregó a más de 7.500 comensales



De forma exitosa concluyó este domingo el Encuentro Gastronómico Tambo Tarija 2016, el evento de su tipo más grande en Bolivia. La jornada de clausura estuvo amenizada con música folclórica en vivo y una gran concurrencia tarijeña que atestó el patio de comidas del Centro Cultural Salamanca.

El encuentro nacional, organizado por el Movimiento de Integración Gastronómico Alimentario Boliviano (MIGA), al que acuden chefs de toda Bolivia además de invitados extranjeros, se realiza desde 2012 en La Paz caracterizándose desde sus inicios por su enfoque hacia la revalorización de la comida tradicional boliviana. No obstante, esta es la primera vez que se aventura fuera de su lugar de fundación y experimenta los sabores de Tarija.
“Fue una iniciativa del Gobierno Municipal traerlo a Tarija, a través de las gestiones que se iniciaron desde el año pasado, cuando participamos en La Paz”, comentó Roxana Romero, encargada de la Secretaría de Desarrollo Económico y Productivo del Municipio.

Participantes
Este año el evento se desarrolló dividido en cuatro componentes: El Tambo Simposio, el Tambo Gustos y Sabores, el Tambo Mercado y el Tambo 3D. Esta repartición permitió desarrollar una gran variedad de actividades, desde las más académicas hasta las comerciales y educativas.
El Tambo Simposio, caracterizado por clases magistrales, mesa de análisis y cocina en vivo, contó con la presencia de siete chefs internacionales y tres nacionales, incluidos entre estos últimos Emilio Garnica, del programa Chef Sin Fronteras; Pierre Van Oost, presidente de la Asociación de Chefs de Bolivia; y Marco Antonio Quelca del proyecto Sabor Clandestino.
En el Tambo Gustos y Sabores se contó con la participación de representantes de siete regiones del país. La Paz con su huatia en hornos de piedra; Cochabamba con su chicharrón hecho en pailas gigantes, Santa Cruz con el tradicional majadito, Beni con varios platos preparados en base a la carne de lagarto, Pando con variedad de frutas y su café amazónico; Sucre con sus famosos choricitos; Tupiza con su picante de cabrito; y naturalmente el anfitrión, Tarija que se lució presentando una sopa de gallina criolla y toda su gama de platos típicos para el disfrute de propios y extraños.
En el Tambo Mercado se presentaron las novedades de los productores de alimentos frescos y transformados, como frutas, quesos, conservas y vinos. Y finalmente el Tambo 3D fue el espacio educativo del evento, destinado a la información y concientización respecto a la gastronomía.

Las propuestas tarijeñas
Además de los cuatro componentes, se contó con otros espacios preparados exclusivamente para este evento. En el sector de Emprendimientos se presentaron a través de “Demo days” las iniciativas impulsadas por la Incubadora de Empresas del Gobierno Municipal, quienes hicieron la presentación de sus proyectos a través de un “pitch” (exposición) de un minuto. Posteriormente recibieron consejos y asesoramiento para mejorar sus iniciativas por parte de los chefs invitados.
También se tuvo espacio denominado Calle Gourmet, en el que se presentaron las novedades en comida típica, repostería y refresquería. En este sector destacaron productos como las tartas de queso de cabra, los tomates confitados, las chirriadas con harina de coime y quinua, las tucumanas de sábalo, el helado de rosquete y el helado de lacayote llamado “Beso chapoco”, la repostería en base a alcaparras, los quesos saborizados con especias de Pampa Redonda y los cocteles hechos con singani.

Evaluación
Anahí Reyes y Ángel Ramos, representantes de MIGA, estimaron que hasta esta quinta versión del Tambo se habría contado con la visita de cerca de 80 mil personas, alrededor de 7.500 este año en Tarija, y más de 100 chefs expositores, casi 50 invitados desde otros países. Asimismo se habrían movilizado más de 30 millones de bolivianos en negocios, y se habría beneficiado a los participantes con más de 20 millones de bolivianos en venta de comida.

La “licuacleta” de Comida Consciente

De los cuatro componentes del Encuentro Gastronómico Tambo Tarija 2016, uno de los más llamativos fue el Tambo 3D, orientado mayormente hacia los niños. Las actividades en este sector estuvieron orientadas hacia información, educación, concientización y revalorización de los alimentos más beneficiosos para la salud a través de juegos, manipulación y experimentación de la cocina.
Es así que se tuvieron pabellones en los que los niños y sus familias pudieron hacer su propio pan con el apoyo de la panadería Manq’a de La Paz, conocieron más sobre la miel y el amaranto en los Trenes del Conocimiento y aprendieron de los beneficios nutritivos de los diferentes tipos de papas.
Sin embargo, una de las propuestas que más destacó en el Tambo 3D fue la “licuacleta” presentada por los miembros de Comida Consciente. Se trataba de un artefacto que, como su nombre sugiere, era una bicicleta estática adaptada para que su pedaleo haga girar un mecanismo conectado a una jarra de licuadora acoplado sobre la rueda trasera. Realmente una artefacto llamativo y práctico pues con él los visitantes se preparaban jugos en base a frutas y miel, sin azúcar.
“Estamos presentando esta alternativa interesante porque es un ejemplo de lo que predicamos, que es la independencia energética y el consumo responsable”, explicó Daniel Siles, miembro del Movimiento Comida Consciente de Tarija.
Los visitantes no podían evitar acercarse a curiosear el aparato y muchos niños y adultos se subieron a pedalear para ser recompensados por su esfuerzo con un jugo previamente elegido.