domingo, 11 de septiembre de 2016

Los choricuchos y los helados de nitrógeno, la novedad en la Feria


Doña Ximena retornó ayer al segundo día de la quinta versión de la Feria Gastronómica Saborea y Vive La Paz, en el Parque Urbano Central (PUC), y esperó la instalación del stand de Querubines y Diablitos, para probar los helados de nitrógeno sabor a maracuyá que, según ella, "son espectaculares”.

"Los probé y me encantó. Hoy traje a mi familia para que disfruten de este delicioso sabor”, afirmó la señora, y aseguró que en adelante será fiel "caserita” de la empresa, por lo que agradeció a la Alcaldía por hacer conocer estas empresas a la población.

"La preparación de los helados es similar al del resto, la diferencia está en el congelamiento. Los helados tradicionales demoran entre 24 y cuatro horas en enfriar, en cambio, con nitrógeno líquido -que está a 95 grados centígrados-, tan solo con mezclar la preparación del helado con el nitrógeno se congela en 30 segundos”, explicó ayer el propietario de la empresa, Fedor Pérez.

Dijo que el enfriamiento rápido del helado produce millones de cristales microscópicos que le dan una textura suave al paladar. El vaso se oferta en 15 bolivianos.

La población paceña también pudo degustar los sándwich de lagarto, los cangrejitos y la kalapurka, el chairo y otros platos, que fueron los más requeridos de la feria que concluye hoy.

Según el secretario municipal de Desarrollo Económico, Sergio Siles, en el evento participan al menos 100 empresas, 50% más que la gestión anterior. "Esperamos que en los tres días se logré más de 200 mil bolivianos que puedan generar los beneficiarios del programa”, destacó.

La principal característica de la feria es la presentación de platos innovadores con la fusión de diferentes granos de Bolivia. También se ofrecen platos exóticos como el fricasé de surubí y los choricuchos.

"Los choricuchos tienen un sabor a anticucho, porque se siente el sabor del corazón de vaca. El chorizo viene acompañado con yuca y ensalada”, detalló Camilo Bianchi, propietario del stand Milito Grill y Café.

Esa preparación tuvo muy buena aceptación por parte de los asistentes, por lo que en el primer día hubo gran demanda. "Traje sólo para 50 choricuchos, pero faltó bastante, por eso hoy traje el doble”, afirmó. Este plato tiene un costo de 12 bolivianos.

Ayer, cerca del mediodía, la feria estaba llena. La comida se acabó en menos de dos horas y la gente demandaba más.

El acceso tiene un costo de dos bolivianos por persona. Hay grupos musicales que amenizan la actividad.

Siles explicó que en el último día de la feria, que comenzará a las 10:30 y concluirá a las 18:00, los visitantes no sólo encontrarán comida, sino también productos agrícolas y lácteos.

Una novedad son los embutidos de quinua. "Estos chorizos no tiene gluten ni conservantes. El 70% del producto tiene cerdo y el 30% quinua. El kilo vale 70 bolivianos”, contó Óscar Lizondo. El evento, en dos días, convocó a más de cinco mil personas.