domingo, 25 de septiembre de 2016

Tutimayo, el paraíso gastronómico

“Si quieres comer bien, andate a Cochabamba”. ¿Quién no escuchó esa frase? Nadie puede discutir que la Llajta es la capital gastronómica de Bolivia y el chicharrón su plato principal. Hecho de carne de cerdo, tocino y cuero, sazonado con hierbas aromáticas y condimentos, cocinado a leña y acompañado con mote de maíz y papa.

Más de 100 familias en el valle cochabambino se dedican a la elaboración tradicional del chicharrón, realizado en fogones de barro, a leña y en pailas de cobre; y son servidos en ch’illamis, unos platos de barro elaborados artesanalmente.

La mayoría de las personas puede saborear esta comida solo los fines de semana, pero en Tutimayu, localidad ubicada a 15 minutos del casco viejo de Sacaba y a 26 kilómetros del municipio de Cercado, se puede disfrutar un buen plato de chicharrón todos los días de la semana acompañado de la agradable chicha y una exquisita llajua.

El alcalde municipal de Sacaba Humberto Sánchez, comentó “el chicharrón es parte de nuestra cultura ancestral porque tenemos familias enteras que se dedican a la elaboración de este plato, hay hasta cuatro generaciones. Además que es elaborado con ingredientes frescos”.

En esta comunidad, a la subida a Melga, hay más de una decena de restaurantes que se dedican solo a la venta de chicharrón, escabeche y enrollado de cerdo. Una ubicación estratégica para aquellos que recorren la carretera al oriente del país.

“Ante la demanda de la gente, los que vendemos terminamos todo lo preparado en el día y para fines de semana el triple”, dijo Matilde Trujillo, una de las chicharroneras.

Muchos de los restaurantes innovan en la elaboración de este plato ya que cada vez aumenta la cantidad de nuevos ingredientes como los plátanos fritos y menudencias.

Matilde comentó que debe madrugar para prender la leña y poder cocinar el mote, además de moler el pimentón, zanahoria, achojcha, cebolla y otros ingredientes para condimentar la la carne que debe cocer por horas.

Emily Rodríguez, quien se encontraba disfrutando de un delicioso plato de chicharrón, comentó que Tutimayu le ofrece la oportunidad de comer chicharrón cualquier día de la semana.

“Es muy bueno poder venir cualquier día a disfrutar del tradicional chicharrón porque es un plato muy bien aceptado en toda Bolivia por tener ingredientes naturales y tradicionales”, mencionó Rodríguez.

Cada año, el segundo domingo de Junio, en este municipio se lleva a cabo la “Feria del Chicharrón”, donde más de 100 chicharroneras de la Asociación de Matarifes, se dan cita para comercializar alrededor de 100.000 platos, entre ellos el enrollado y escabeche; además de la chicha y la garapiña con la amenización de grupos musicales y la competencia de motociclismo en el Distrito dos de Quintanilla.