lunes, 10 de octubre de 2016

Consejos para freír huevos



• Saca los huevos de la nevera, de modo que al ir a freírlos, hayan adquirido la temperatura ambiente.

• En una sartén, se echa abundante aceite. La cantidad de aceite para freír un huevo ha de ser suficiente para que el huevo no toque fondo, así nos aseguraremos de que no se pegue. Por ello es mejor que la sartén sea pequeña, para reducir la superficie a cubrir. Para freír un huevo, el aceite debe estar muy caliente, pero se ha de recordar que cuando empieza a echar humo el aceite se quema y pierde propiedades.

• Es recomendable freír los huevos de uno en uno. Para ello, primero se cascan en una taza o vaso antes de verterlos sobre el aceite.

• A la hora de freír huevos, se puede aromatizar el aceite echando previamente uno o dos dientes de ajo, enteros y sin pelar, a los que previamente se les habrá hecho una raja transversal. Se doran y luego se procede a freír el huevo con el diente de ajo aún friendo en el aceite.