lunes, 7 de noviembre de 2016

Jordi Tresserras y los sabores ancestrale

Si bien, el español Jordi Tresserras, no se considera un chef, su interés por la cocina le ha llevado a ser un especialista muy reconocido dentro la gastronomía e impulsor de proyectos turísticos a partir de ésta. Fue uno de los invitados al Tambo Simposio en Tarija, realizado en septiembre.

“Estudié la licenciatura en geografía e historia en la Universitat de Barcelona donde realicé mi doctorado en arqueología e historia de la alimentación. Ahora trabajo en proyectos sobre patrimonio alimentario, cocinas patrimoniales y turismo gastronómico”, afirma Tresserras.

Pero, dentro de su familia hay mucha tradición culinaria. “La familia de mi abuela paterna, doña Lola Anento Castell, regentó restaurantes de cocina marinera en Castelldefels, una localidad costera cercana a Barcelona, como el Casa Rita y el desaparecido chirigunto Casa Carrasco. Pero sobre todo heredé el arte de saber comer y disfrutar en la cocina, en la mesa y en la sobremesa. Algo que nos caracteriza a los que vivimos en la costa mediterránea”.

Asegura que dentro del área andina los sabores que más le han impactado de Bolivia, son los pseudocereales como la quinua, la kiwicha (amaranto) y sobre todo la cañahua, así como la variedad de papas y otros tubérculos andinos como la oca, la papalisa o el izaño.

“En carnes la de llama y en pescados el ispi del Titicaca. Del oriente amazónico la variedad de pescados de los ríos de la Amazonía como el surubí, el pacú, el pirarucú o el dorado y sin duda las frutas como el açaí y el copuazú, así como otros productos singulares como el aribibi, un ají picante y sabroso y el chocolate puro del Beni”, comenta.

En esta ocasión, Tresserras comparte con nosotros la receta de un plato de cocina tradicional de los pescadores de Tossa de Mar.