domingo, 23 de abril de 2017

Sabor Clandestino lanzó en el mirador de Cotahuma su nuevo menú



No es un secreto, las 15 personas que esperan subirse al micro azul de Sabor Clandestino tienen buen diente, por eso están ahí para disfrutar de una experiencia culinaria diferente, que fusiona arte y cocina. Pasadas las 10.30 de la mañana parte el bus, desde la Plaza del Estudiante, con un rumbo aún desconocido. Los viajeros solo saben que se dirigen a un lugar al aire libre para disfrutar de un menú preparado por ocho cocineros, entre ellos Marco Antonio Quelca, creador del colectivo, autor del libro Con sabor clandestino y reconocido chef en restaurantes de Bolivia y el extranjero.

El primer tiempo comienza dentro del vehículo. La sorpresa es un barquillo, pero no contiene helado, aunque la imagen de los chefs repartiéndolo evoca a los típicos vendedores ambulantes que se suben a los colectivos.

Primer mordisco... se saborea una mousse de pejerrey y carachi, chips de chuño, gelatina de wallake, piel crocante de pescado, ají amarillo. Es una sopa de wallake metamorfoseada en una presentación inesperada. Los comensales quedan sorprendidos y no faltan comentarios de personas que nunca habían comido este platillo.

“Es un análisis político y social a través de la cocina, donde ponemos en escena nuestra cotidianidad cultural, cuestionando los orígenes, mestizajes e identidades en una La Paz que cada día pierde y gana costumbres consumistas y cosmopolitas”, explica Quelca, quien comenzó con este proyecto a finales de 2015.

El bus ha llegado a su destino. El escenario es el mirador de Cotahuma, donde hubo un megadeslizamiento en 1996, en el que además de pérdidas materiales las hubo humanas. Cotahuma tiene un paisaje que deja encantados a los participantes. La ciudad se ve colosal y los comensales no esconden su sorpresa. “En este lugar hay muchos eucaliptos que se plantaron para evitar que el cerro se siga deslizando”, recuerda Quelca.

Llega el primer tiempo. Para beber agua con hierba luisa, hielo, limón y polvo de pasank’alla en una copa balón. Para comer un adobe, preparado con quinua negra, espuma de camote, vinagre de alcohol, emulsión de hierba buena y puré de oca servido en una piedra con molde de madera. La estética visual es muy cuidada por el colectivo que fusiona arte y cocina.

Segundo tiempo. Un cóctel hecho con cebada, sultana, mandarina y singani con efervescente en un vaso de cerveza. El plato de fondo se llama Chukuta style! preparado con tierra de pito, crema de habas, choclo, queso de oveja caramelizado, flores de habas servido en una caja de tomate cubierta con vidrio cortado. La instrucción: se come con cuchara.

Viene un nuevo tiempo con un falso chantilly compuesto por un cóctel de canela, espuma de arroz con leche. El segundo plato de fondo se denomina Homenaje a los riñones caídos. La presentación genera sorpresa y comentarios. Un cráneo de cordero hecho en arcilla es el que contendrá una crema pintaboca, mousse de seso y almendras y prensados de carne y huacataya. Como el objetivo es revalorizar los sabores populares de La Paz y llevarlos a la alta cocina, la comida se acompaña con una infusión de chilto, jengibre, toronjil y ginebra hecha en Bolivia. Llegó la hora del postre: Suerte es Pues! está hecho en una esponja de chuño, espuma de tunta, tierra de cañahua, botones de maracuyá. Todo servido en platos de espejo.

Hay una yapa con gel de eucalipto, menta y hierba buena. El almuerzo cierra con una ofrenda a la tierra para dar las gracias por todo lo bueno, entre ellos, el lanzamiento de un nuevo libro. Es hora de pagar, los fondos que se consiguen con este evento son destinados a Somos Calle, una intervención del colectivo donde la alta cocina es llevada a zonas populares.


Carina Rojas

La primera vez que Carina Rojas cocinó una receta, lo hizo casi de memoria. Tenia 11 años de edad cuando su madre no regresó a tiempo de un viaje para cocinar en el puesto de comida que atendía en el mercado La Pampa. Ella como la hermana mayor de seis niños en casa, supo que solo podía acudir a su memoria para salir adelante. Recordó todas las veces que ayudó a comprar los insumos, cortar, picar y sazonar tal cual lo hacia su madre.

Atendió y cocinó tan bien, a pesar de su corta edad, que desde ese día cocinar se convirtió en la actividad más importante de su vida.

Carina asegura que “ la cocina es muy sacrificada ya que hay que hacer compras antes de que amanezca, porque que el secreto para que un plato salga rico es que sus ingredientes sean frescos”.

Los días feriados se puede degustar de los diversos platillos criollos que esta experimentada cocinera prepara en la entrada del Cruce Taquiña y una vez al mes en las ferias gastronómicas que realiza la Honorable Alcaldía Municipal de Cochabamba en las distintas plazuelas de la ciudad.

jueves, 20 de abril de 2017

Cocina molecular, un mundo de sensaciones



Las nuevas tendencias de la gastronomía mundial se han expandido de tal manera que su oleaje ha tocado todas las latitudes como una fuerte onda expansiva hasta alcanzar a Cochabamba, la capital de la gastronomía, bajo el rótulo de “cocina molecular”.

“Cocina molecular es básicamente cocina de investigación, cocina que se basa en el estudio y en los cambios físicos o químicos que se producen con los alimentos sometidos a nuevas técnicas”, resume el chef, Fernando Neyra, especialista en esa técnica.

La introducción de elementos químicos como nitrógeno líquido en los alimentos, por ejemplo, para lograr nuevas texturas; cocciones lentas de carnes y verduras; blanqueo de tubérculos para luego someterlos a frituras altas o prolongadas; la elaboración de llajuas espumosas y en fin, una combinaciones inimaginables buscan transformar la textura del alimento o del plato sin que éste pierda su esencia.

Con estas técnicas que actualmente se aplican a muchos platillos internacionales, osados chefs y alquimistas cochabambinos están aplicando al menú nacional de una manera sorprendente.

Descomponer los ingredientes del silpancho, prepararlos con mucha precisión y construir una presentación similar a la del sushi, ha sido una de las travesuras gastronómicas que ha despertado mucha sorpresa, pero también el agrado de los comensales que ya degustaron el menú molecular que Neyra ofrece en su restaurante y que otros como él están incursionando en Cochabamba.

Esta comida que además podría calificarse como “fashionista” está conquistando las mesas de muchos restaurantes en el mundo y en Bolivia no sólo por la calidad del producto final, sino por otros aspectos que rebasan al tradicional gusto por los aromas.

Esta comida impresiona desde su presentación, pues un platillo puede tomar el aspecto de un postre manteniendo su personalidad en el sabor, explicó Neyra, quien dentro de poco pondrá a disposición en su restaurante un menú de 12 pasos para que el paladar del comensal recorra, cual romería, por una serie de sabores que podrían llevarlo a la locura, en el buen sentido.

Esta comida requiere un alto grado de genialidad, mucho conocimiento de la composición química de los alimentos y un toque de extravagancia para poder prepararse y servirse.

Pan de coca acompañado de llajua ahumada, plato paceño texturizado, empanada de queso con helado de canela dentro, tunta cremosa rellena de palque y charque de llama, chips de papa lisa y claveles, cedrón y limón de frappé con caviar de maracuyá forma parten del menú de Neyra que obliga a los curiosos a degustarlos.

Neyra es un experimentado chef cochabambino con nueve años de experiencia, capacitado en Argentina en cocina molecular. Su gran conocimiento en esta cocina de ciencia y sabor y su cariño y respeto por la comida nacional están siendo combinadas en un cóctel culinario que uno no puede pasar por alto.

Este tipo de cocina no sólo despierta curiosidad, sino que invita a un viaje de muchas sensaciones, un viaje mágico donde la comida es el vehículo ideal para emprender esa travesía.



SE REQUIERE

Esta comida requiere un alto grado de genialidad, mucho conocimiento de la composición química de los alimentos y un toque de extravagancia para prepararse y servirse.

miércoles, 19 de abril de 2017

Feria de la Wathia será el domingo

Las autoridades originarias y los pobladores de la comunidad de Paranturi, cantón de Tarapaya, desarrollaron ayer el lanzamiento de la IX versión de la Feria de la Wathia, actividad gastronómica que será el domingo 23 de abril en esta localidad, a partir de las 10:00.

El acto se cumplió en el segundo patio de la Casa Nacional de Moneda en presencia del alcalde Williams Cervantes, el secretario de Desarrollo Económico e invitados especiales.

El corregidor de esta localidad, Antonio Leandro, anunció que el domingo se ofrecerá la Wathia como el mejor plato típico de la región recién sacado del horno, acompañado de la sabrosa chicha, la música tradicional y la cultura. Dijo que la comunidad espera con los brazos abiertos a los potosinos.

El alcalde Cervantes, invitó para ser parte de la demostración de la riqueza culinaria del lugar y el plato favorito de la Wathia, que se ofrecerá de acuerdo con las costumbres.

Anunció que se impulsa la construcción de una presa de 45 metros de alto que acumulará 500.000 metros cúbicos, para regar una amplia extensión de terreno productivo y que ya existe el perfil del proyecto.

Dijo que es necesario mostrar al mundo la riqueza antropológica, la cerámica antigua, las pinturas rupestres y otros atractivos de esta localidad.

En la sala de exposiciones temporales de la Casa de Moneda se abrió una exposición con las mejores piezas de Paranturi, entre ellos variedad de textiles como el poncho, waraka, faja y chumpi; piezas de cerámica como platos, joyeros y vasos, y una variedad de objetos de piedra. También se habló de la producción de maíz, haba, durazno, papa, trigo, cebada, papalisa, tuna y verduras.

martes, 18 de abril de 2017

Chefs internacionales participan del Gourmetour 2017



Veinte chefs de diferentes países del mundo disertaron cursos de gastronomía internacional en el GourmeTour 2017.

El evento se llevó a cabo en el Gran Hotel Cochabamba.

Los presentes disfrutaron de exquisitas degustaciones y una cena final.

Los fondos recaudados del evento serán destinados a una obra social.

lunes, 17 de abril de 2017

Sheyla Amurrio y su línea saludable

Sheyla Amurrio Osinaga tiene 25 años y estudió Comunicación Social, pero su principal proyecto es la comida saludable. Hace dos años comenzó a cambiar su alimentación y desde hace 5 meses comparte todo lo que está aprendiendo a través de un blog y un canal de Youtube, en el que se puede acceder a sus recetas.

“La gente cree que comer saludable se relaciona con ser vegetariano, pero para comer saludable no necesariamente se debe dejar la carne. Fui vegetariana, vegana, pero me di cuenta de que se puede comer saludable sin dejar tus gustos, como la comida criolla que es muy rica, se puede equilibrar con buenos desayunos.”

Sheyla cuenta que es autodidacta y que su escuela ha sido el internet, con lo que va aprendiendo, incluso junto a otros “youtubers”, se motivó a crear sus propias recetas, cuenta que sus preparaciones salen de la experimentación y el juego.

Respecto a la tradición culinaria en su familia, cuenta que su madre es buena cocinera, sobre todo con platos criollos.

Sheyla decidió cambiar su alimentación para sentirse bien y ser consciente de los nutrientes que ingresan a su cuerpo. “Quería fortalecer mis órganos y mi piel, además quería tener energía”.

Esta “blogger” ve la alimentación consciente como un proceso curativo. Para seguir sus recetas y consejos se la puede encontrar en Youtube como “Shey de Marte”, su blog será lanzado en un par de semanas pero, también tiene una página de Facebook con el mismo nombre.

En esta edición preparó para Paladar un “smoothie” energético, con muy buen sabor y textura ligera.

viernes, 14 de abril de 2017

Picana en Domingo de Pascua

Este domingo de Pascua se realizará la XXIII Feria de la Picana y Huminta y el XV Concurso de Orquestas Tradicionales en el municipio de Cliza, a 37 kilómetros de la ciudad.

La fiesta gastronómica y musical será en la plazuela Defensores del Chaco. Entre los grupos invitados confirmaron su participación Octavia, desde La Paz, con lo mejor del rock nacional. Interpretarán todos sus éxitos.

También asistirán los grupos folclóricos América, Jayuma, Tempo y Bonanza, entre otros. Así lo confirmaron las autoridades municipales de Cliza.

Las orquestas tradicionales de ese municipio y otras invitadas darán un espectáculo aparte en el marco del concurso. Cada una demostrará sus habilidades en el manejo de los diferentes instrumentos. Revalorizarán la música de antaño al ritmo de los acordeones .

El transporte sale de la avenida Barrientos esquina Yacuiba.

La picana es un plato típico de Cliza y según la tradición, se degusta en Domingo de Pascua. Se prepara a base de carnes de cerdo, pollo, cordero o pato que son cocidas en hornos de barro durante siete horas. Se acompaña con huminta en tajadas “para darle gusto”.

No puede faltar la chicha cliceña que es la bebida típica del valle.

En el año, el municipio de Cliza celebra cerca de una decena de ferias para exhibir lo mejor de su producción. Están la Feria Agropecuaria, la del Choclo y sus derivados, de la Chicha, el Pichón y otras.