lunes, 26 de septiembre de 2016

CROQUETAS DE YUCA

Ingredientes

• 4 lb de yuca fresca o congelada
• 1 lb de queso cheddar o el de preferencia
• 1/4 taza de leche fresca
• 1 clara de huevo
• 1/4 taza de harina de trigo, más la necesaria para cubrirlas
• 2 dientes de ajo
• 1 cucharadita de perejil picadito
• Sal al gusto
• 3 tazas de aceite para freír

Preparación

Pela y cocina la yuca en abundante agua con sal durante aproximadamente 20 minutos hasta que esté tierna. Escúrrela y retírale la hebra central.

Machaca la yuca hasta que no tenga grumos. Agrégale la leche, la clara de huevo y el perejil. De ser necesario, añade un poco más de sal. Toma una cantidad del tamaño deseado para cada croqueta y con el dedo presiona la masa en el medio, haciendo un hueco, se rellena con el queso y se cierra cuidadosamente. Pasa las bolitas por harina y fríelas en el aceite caliente, y sirve inmediatamente.

domingo, 25 de septiembre de 2016

MAJADITO DE CHARQUE


Ingredientes

• 2 tazas de arroz
• 2 cebollas corte juliana
• 2 tomates rallados
• 2 ajos picados
• 1 bolsa de charque
• 1/2 pimiento morrón en tiras
• 4 huevos
• 2 plátanos de freír
• Colorante rojo o páprika

Preparación

Poner el charque en una sartén sin nada de aceite y retostar la carne, inmediatamente ponerla a cocer en una olla con agua que tape el charque, mientras tanto prepare un guiso con el ajo cebolla y tomate condimente con la sal, el pimiento y la páprika. Coloque el arroz a hervir con sal.

Una vez que el charque esté suave y el arroz haya reventado, cuele el charque y el agua en la que hirvió, viértala al arroz inmediatamente coloque el guiso, el charque, mezcle todo y deje que seque un poco (solamente un poco ya que este plato debe estar mojado no seco).

Después, fría los huevos y el plátano en lonjas. Sirva el arroz en todo el plato con un huevo frito encima y las lonjas de plátano a los lados.


Tutimayo, el paraíso gastronómico

“Si quieres comer bien, andate a Cochabamba”. ¿Quién no escuchó esa frase? Nadie puede discutir que la Llajta es la capital gastronómica de Bolivia y el chicharrón su plato principal. Hecho de carne de cerdo, tocino y cuero, sazonado con hierbas aromáticas y condimentos, cocinado a leña y acompañado con mote de maíz y papa.

Más de 100 familias en el valle cochabambino se dedican a la elaboración tradicional del chicharrón, realizado en fogones de barro, a leña y en pailas de cobre; y son servidos en ch’illamis, unos platos de barro elaborados artesanalmente.

La mayoría de las personas puede saborear esta comida solo los fines de semana, pero en Tutimayu, localidad ubicada a 15 minutos del casco viejo de Sacaba y a 26 kilómetros del municipio de Cercado, se puede disfrutar un buen plato de chicharrón todos los días de la semana acompañado de la agradable chicha y una exquisita llajua.

El alcalde municipal de Sacaba Humberto Sánchez, comentó “el chicharrón es parte de nuestra cultura ancestral porque tenemos familias enteras que se dedican a la elaboración de este plato, hay hasta cuatro generaciones. Además que es elaborado con ingredientes frescos”.

En esta comunidad, a la subida a Melga, hay más de una decena de restaurantes que se dedican solo a la venta de chicharrón, escabeche y enrollado de cerdo. Una ubicación estratégica para aquellos que recorren la carretera al oriente del país.

“Ante la demanda de la gente, los que vendemos terminamos todo lo preparado en el día y para fines de semana el triple”, dijo Matilde Trujillo, una de las chicharroneras.

Muchos de los restaurantes innovan en la elaboración de este plato ya que cada vez aumenta la cantidad de nuevos ingredientes como los plátanos fritos y menudencias.

Matilde comentó que debe madrugar para prender la leña y poder cocinar el mote, además de moler el pimentón, zanahoria, achojcha, cebolla y otros ingredientes para condimentar la la carne que debe cocer por horas.

Emily Rodríguez, quien se encontraba disfrutando de un delicioso plato de chicharrón, comentó que Tutimayu le ofrece la oportunidad de comer chicharrón cualquier día de la semana.

“Es muy bueno poder venir cualquier día a disfrutar del tradicional chicharrón porque es un plato muy bien aceptado en toda Bolivia por tener ingredientes naturales y tradicionales”, mencionó Rodríguez.

Cada año, el segundo domingo de Junio, en este municipio se lleva a cabo la “Feria del Chicharrón”, donde más de 100 chicharroneras de la Asociación de Matarifes, se dan cita para comercializar alrededor de 100.000 platos, entre ellos el enrollado y escabeche; además de la chicha y la garapiña con la amenización de grupos musicales y la competencia de motociclismo en el Distrito dos de Quintanilla.


Comida pandina en la Excombatientes

A propósito del 78 aniversario de Pando, que se cumplió ayer, los residentes pandinos en Cochabamba celebrarán hoy con una feria gastronómica en el parque Excombatientes, desde las 10:00 horas.

Al menos 15 expositores confirmaron su presencia.

jueves, 22 de septiembre de 2016

Dulzura que conquista // Paulina Abascal

La historia de Paulina Abascal como repostera comenzó a los 7 años, cuando prefería hacer pasteles en lugar de jugar con muñecas. La cocina se convirtió, en un espacio natural donde fortaleció sus lazos afectivos.

El arte de la gastronomía lo aprendió de su abuelita, una mexicana (originaria de Yucatán), que tuvo 11 hijos. Con tal familia numerosa, la señora debía preparar casi un festín todos los días. A Paulina la dejaban ayudar en muchas de esas preparaciones, pero ella muy pronto descubrió que no le gustaba eso de picar ajo, cebolla y cilantro. Amaba el chocolate, la vainilla, las frambuesas, la harina. Tan grande era su gusto por esos ingredientes que sus padres la enviaban cada verano a ayudar en la pastelería de una amiga de su abuela. Y ahí lo supo: quería ser chef pastelera.

Hoy a sus 47 años, la chef tiene cuatro libros de repostería, entre ellos el “Larousse de los Postres”, que ha vendido más de 60,000 ejemplares. Ahora quiere escribir un libro autobiográfico donde relatará su historia detrás del éxito y está planeando escribir otro dedicado a los niños.

Sus creaciones pasteleras se inspiran en la vida. “Tengo una receta que se llama Átomo de chocolate y me inspiré en el fracaso. Trataba de hacer un pastel y se me hundía siempre, hasta que un día decidí hundirlo más y decorarlo así”.


martes, 20 de septiembre de 2016

Bolivia, una potencia gastronómica por construir



Bolivia se muestra hoy como una potencia gastronómica por construir un camino que los expertos consideran aún largo entre la valoración de sus alimentos únicos, de las identidades culinarias regionales y la diversidad natural del país que permite una producción variada.

El Movimiento de Integración Gastronómico Boliviano (Miga), que intenta elevar el sitial que ocupa la nación andina como referencia culinaria, lleva ya cinco años trabajando con ese propósito organizando ferias para destacar su patrimonio en alimentos y sabores regionales como las columnas de esa potenciación.

El director de Miga, Ángel Ramos, cabeza de la quinta edición de encuentro culinario Tambo 2016, celebrado el fin de semana en la sureña Tarija, destaca que Bolivia "tiene una riqueza natural sin igual" y condiciones geográficas y climáticas, que con la valoración de los saberes regionales culinarios, apuntalarán ese crecimiento.

"Construir una visión común tiene que partir desde la cocina regional", dijo a Efe Ramos, que pretende llevar la próxima edición del encuentro gastronómico a Sucre, capital constitucional del país.

Las primeras cuatro ediciones de Tambo se celebraron en La Paz.

(Foto: noticias.tarija.bo)

Según Ramos, Tarija es un ejemplo de lo que se plantea porque ha avanzado estos últimos años en revalorizar su gastronomía y en nuevas formas de preparar alimentos con la producción local.

Tarija concentra más del 50 % de los cultivos vinícolas del país, con cepas que se cultivan en viñedos situados entre los 1.800 y 2.300 metros sobre el nivel del mar, lo que ha valido la denominación de "vinos de altura".

En esa región también se produce el singani, el aguardiente de uva, que ha ganado premios y mercados internacionales, y hay una producción en ascenso de embutidos como el jamón curado similar al serrano, que tiene un mercado nacional.

Bolivia tiene muchos pisos ecológicos, desde el altiplano, a más de 4.000 metros sobre el nivel de mar, hasta la Amazonía, por lo que en opinión de Ramos "tiene mucho que mostrar al mundo de las características naturales que tiene combinadas con la cultura".

Con la voluntad de rescatar los saberes y sabores, la edición de Tambo este año incluyó el espacio "Calle Gourmet" para mostrar la cocina de los puestos callejeros de Tarija a todos los visitantes.

El presidente de la Asociación de Chefs de Bolivia (ACB) e investigador culinario, Pierre van Oost, francés afincado en Bolivia desde hace 23 años, trabajó en la iniciativa de incluir en el movimiento de valoración a las vendedoras de comida callejera, al ser un pilar de las prácticas culinarias tradicionales del país.

Así, en la exposición de Tambo hubo vendedoras de empanadas, refrescos y dulces, un proyecto que fue posible tras la preparación de talleres de higiene y limpieza, y de innovación culinaria.

Además, hay un intento que busca preservar la identidad y la apariencia de los productos introduciendo variaciones, como por ejemplo convertir la empanadilla de pollo con queso en empanadilla de sábalo, un pescado de río muy consumido y económico en Tarija.

Van Oost explicó a Efe que un tema en auge en los simposios especializados es la identidad nacional, algo que en el país andino tiene que ver con productos autóctonos como el grano de quinua, los cereales cañahua y amaranto o el maní (cacahuete), cuyas propiedades no se conocen lo suficiente en el país, según el francés.

(Foto: www.miga.org.bo)

Bolivia, agregó, destaca por su producción ecológica, pero requiere "más cuidado de la calidad de los productos de origen", con controles de laboratorio y marcas de denominación de origen.

El experto español en patrimonio y turismo gastronómico Jordi Treserras recomendó que Bolivia se empeñe más en reconocer el valor de sus productos alimenticios para desarrollar circuitos turísticos.

Según Treserras, Bolivia podría haber aprovechado el Año Internacional de la Quinua 2013 para proteger su posición exportadora en los mercados internacionales, algo que no supo hacer con éxito y que podría intentar ahora con el chocolate amazónico o algunas de sus frutas tropicales como el copuazú o el asaí.

Pero la diversidad de Bolivia también reconoce y mantiene la influencia gastronómica externa como se pudo probar en Tarija, donde hay ecos españoles por doquier, desde el río Guadalquivir hasta los patios cordobeses de casas que se conservan desde el siglo XVIII.

Los ecos se manifiestan también en la oferta local ya que una de las cenas para invitados internacionales de Tambo se celebró en el restaurante "Tasca Madrid", cuya propuesta conjuga técnicas españolas con insumos mayormente tarijeños. (20/09/2016)

La salteña boliviana pelea con Chile y Argentina el mercado de EEUU

Estados Unidos, la tierra de las hamburguesas, la pizza hawaiana y el pollo frito, se rinde ante las empanadas latinoamericanas. Pueden ser argentinas, bolivianas, brasileñas. chilenas, colombianas, o venezolanas.
Puede ser en Miami, Orlando, Houston, Los Ángeles, Chicago o Nueva York. La dieta que es más efectiva que las medicinas para tratar los problemas del corazón. Las empanadas latinas son todo un éxito y una auténtica alternativa a la comida rápida que abunda en Estados Unidos.
Las encuentras en cadenas de supermercados, restaurantes latinoamericanos, ferias e incluso en los famosos "food trucks" (camiones de comida).

Te contamos algunas de sus historias.

Las empanadas argentinas. "Lo más grande (de Argentina) son Charly García, Boca Juniors y las empanadas de carne que prepara mi abuela", dice Matías Salaberry, un dentista argentino que vive en Miami. De pollo, carne, chorizo, jamón y queso o espinaca y ricota (requesón).
Las empanadas son todo un emblema de Argentina y los residentes de ese país en Estados Unidos así lo confirman.
En la ciudad estadounidense de las playas, palmeras y el Pollo Tropical encuentras restaurantes de empanadas argentinas prácticamente en todos los barrios.
Por qué nos da sed después de comer y el agua fría es lo mejor para combatirla
Por qué es tan saludable comer lentejas
Uno de estos establecimientos presume que tiene "las mejores empanadas argentinas de Miami". Y hay varios argentinos que confirman la teoría.
Desde la mañana, en Graziano´s puedes encontrar hasta 15 variedades de empanadas argentinas.
Y la lista se queda chica, porque no son pocas las provincias de ese país que tienen su propia variedad.
Pueden ser de Córdoba, Catamarca, Tucumán, La Pampa o Chaco.

LA SALTEÑA
Entre 1980 y 2000, millares de bolivianos optaron por dejar su país y probar suerte en Estados Unidos. La comunidad boliviana más grande en ese país está en el estado de Virginia, donde se estima que viven alrededor de 200.000 bolivianos.
Hoy en día, en Virginia encuentras hasta singani, una tradicional bebida boliviana destilada de la uva. Sin embargo, en 1999 los bolivianos en Estados Unidos tenían muy pocas opciones cuando sentían nostalgia gastronómica por su país.
Por ello, Luzmila Ampuero decidió aventurarse y comenzó a preparar las empanadas favoritas por casi todos los bolivianos: las salteñas.
Casi 20 años después, las salteñas de Luzmila son una leyenda entre los residentes de Virginia.
"La receta nació en Cochabamba (una ciudad de Bolivia) y la perfeccionaron en Estados Unidos.
Luzmila comenzó cocinando en un restaurante argentino y luego decidió arriesgarse a abrir su propio restaurante", le cuenta a BBC Mundo Roxana Gonzales, una familiar de la cocinera que trabaja en su restaurante.
Al día se venden 500 salteñas en sus dos variedades, de pollo y de res.
La salteña boliviana tiene una peculiaridad que la vuelve un auténtico desafío para el novato.
Como tiene un caldo picante dentro, aquel que la quiere comer debe tener cuidado con no mascar demasiado fuerte o inclinarla mucho para no quedar manchado.

EMPANADAS CHILENAS
Este domingo se celebró el día de la independencia de Chile.
Por esta celebración, el restaurante Los Andes Bakery tuvo que preparar más de 5.000 empanadas de pino.
Con sucursales en Nueva Jersey y Nueva York, Los Andes es uno de los puntos de encuentro imprescindibles para los residentes chilenos en esos estados.
"Pero nuestros clientesno son sólo chilenos", afirma Jessica Mejías, dueña de la panadería que funciona desde hace más de 30 años en Estados Unidos.
"También tenemos muchos clientes latinoamericanos y ´gringos´ a los que les gustan las empanadas de pino", afirma.
La empanada de pino viene rellena de carne picada, cebolla, huevo y pasas.
Los más valientes la acompañan con una salsa picante chilena llamada pebre.
Y su mejor acompañante es una copa de vino chileno carmenere o un buen merlot.
"Llegamos en 1984 (a Nueva Jersey) y no había nada para la comunidad chilena. Teníamos la receta, pero no teníamos plata", recuerda Mejías.
Ahora ya son dos o tres generaciones de chilenos, latinoamericanos y estadounidenses que han disfrutado de las famosas empanadas de pino.

"Food trucks" y supermercados
Las empanadas venezolanas y colombianas no son menos famosas que sus pares chilenas, bolivianas y argentinas.
Y también se consiguen en Estados Unidos.
Es más, no sólo se venden en restaurantes de comida latinoamericana.
Por ejemplo, en un camión de comida en Orlando puedes encontrar empanadas de pabellón venezolanas, con carne mechada, queso, frijoles y plátano maduro.
Y en supermercados de Seattle (en el noroeste de EE.UU.) se pueden comprar las empanadas colombianas, llamativas por su color amarillo.