lunes, 21 de marzo de 2011

Las pastas y sus beneficios

Las pastas son un alimento rico en hidratos de carbono, a los cuales no hay que tenerles miedo y pensar que aumentan nuestro peso. La mayoría de las personas preocupadas por mantener un peso adecuado, intentan de manera equivocada alejarse de las pastas, pensando que éstas engordan o aumentan el peso corporal.

La pasta se presenta en diferentes variedades: seca, fresca, simple, rellena, corta, larga, integral, verde, negra, etc.

Las pastas se elaboran a partir de harinas o sémolas que provienen del trigo duro mezclándolas con agua y algo de sal. Estos ingredientes tan básicos como sencillos dan como resultado un alimento exquisito, energético y saludable.

También pueden añadirse otros ingredientes de manera opcional:

Huevo: le otorga consistencia y hace de la pasta un alimento más nutritivo

Verduras u hortalizas: aportan vitaminas y minerales, además de color

Suplementos de proteínas: soja, leche, etc. Son las denominadas pastas fortificadas

Suplementos de vitaminas y minerales: son las pastas llamadas enriquecidas

Aporte nutricional de las pastas

Entre el 60 y el 70 % está constituido por hidratos de carbono de absorción lenta (almidón), el 12-13% son proteínas (glúten), y el aporte de grasas es casi nulo.

Este bajo aporte graso hace de la pasta un alimento altamente recomendado en estos tiempos, donde el aporte de grasas de la dieta debe reducirse.

Aporta también algo de fibra vegetal, lo cual genera esa sensación de saciedad, tan necesaria a la hora de sentirnos satisfechos con la comida. Si consumimos la versión integral el contenido de fibra será mayor.

Cuando añadimos quesos, natas, carnes, etc., el contenido graso y calórico se dispara.

Ahora bien, es importante señalar, que ese valor calórico, como así también los demás nutrientes variarán en función de las salsas y acompañamientos de las pastas.

Es decir que si comemos unos fideos o spaguettis con una sencilla salsa de tomates, no aportaremos casi nada de grasas, pero si añadimos quesos, natas, carnes, etc., el contenido graso y calórico se dispara.

Se debe recordar sobre los hidratos de carbono:

• Los hidratos de carbono aportan menos calorías que las grasas.

• Los hidratos son necesarios para alimentar los músculos. Son quemados durante el ejercicio, por lo cual no se acumulan en forma de grasa corporal de reserva

• Son el combustible de nuestro organismo

• Es posible seguir una dieta eligiendo almidones y granos integrales en vez de alimentos grasos

Se recomienda tomar hidratos de lenta absorción unas tres veces a la semana, incluyendo al menos un día de pasta, entre alimentos como arroz, legumbres y cereales.