domingo, 13 de marzo de 2011

Muy saludable La chirimoya, una fruta de fácil digestión

La chirimoya se puede considerar como una fruta agraciada desde un punto de vista dietético y nutricional, tanto por su aroma, sabor y color.

La chirimoya es una fruta muy aconsejable para quienes padecen estreñimiento pues ayuda a corregir el problema intestinal. Esto porque su gran contenido de fibra confiere propiedades laxantes. Posee en su composición poderosas enzimas que autodigieren la pulpa, incluso sin la necesidad de jugos y enzimas corporales, por ello es una fruta de fácil digestión lo que la hace muy aconsejable en personas débiles, convalecientes, ancianos, en dispepsias y muy especialmente en niños y embarazadas.

Esta reacción intestinal se intensifica si se consume la chirimoya en el postre tras una comida muy copiosa.

La chirimoya también es recomendable también en dietas de adelgazamiento, pues tiene un efecto saciante y regulador del nivel de glucosa en sangre por la fibra que posee, la cual ejerce influencia como laxante intestinal a la vez que dilata en el tiempo la asimilación de los azúcares. No obstante, en estos casos es aconsejable tomar frutas de pequeño tamaño. Por su bajo aporte en sodio, riqueza en potasio y poca grasa es aconsejable para personas con hipertensión arterial o alteraciones cardiacas.

Vitaminas : A, C y B

Propiedades : Antioxidante, depurativo

Minerales : Potasio, magnesio, fósforo, hierro

J Facilita la curación de enfermedades reumáticas, artríticas, digestivas (enteritis y gastritis)

J Combate la anemia

J Tiene acción antioxidante

J Interviene en la formación de colágeno, huesos, dientes, glóbulos rojos

J Favorece la absorción de hierro de los alimentos

J Combate la hipertensión

J Controla los niveles de azúcar en la sangre