jueves, 10 de marzo de 2011

Plato Fuerte Jueves, 10 de Marzo, 2011 Singani, buen destilado con poco marketing

Como marca, es el equivalente al pisco sour en Chile y Perú, que se considera bebida nacional en ambos países. En Bolivia, el singani es prácticamente un patrimonio cultural dentro de la industria de los destilados del vino, esto quiere decir que no se produce en ningún otro lugar del planeta. Actualmente, los valles chapacos son el escenario que consolida en alambiques el nombre del país, aunque también se produce en menor escala en rincones bolivianos como Samaipata y Mairana. Tiene 40 grados de alcohol y según el periodista gastronómico Ramón Freixa, a diferencia de otros destilados, el singani es más suave, pues no golpea la garganta al beberlo, aunque sea en estado puro, ''sobre todo el Casa Real, tiene un aroma increíble''.

puntualizando. El mayor porcentaje de marcas de singani se elabora en base a la uva blanca moscatel de Alejandría, aunque también hay excepciones como los que se elaboran con otras uvas italianas. En el sabor, hay una gran variedad de marcas, pero el sabor del singani tiene similitud, aunque obviamente existen diferencias, incluso en la calidad. Es muy común que las principales bodegas de vino boliviano también producen singani. Tal es el caso de Campos de Solana, que produce Casa Real o La concepción, que deleita con Rujero.
sugerencias. Entre los tragos que pueden prepararse tomando como base el singani está el más tradicional, el chuflay, que combina esta bebida con gaseosas de limón como Sprite, pero Ramón Freixa sugiere, para familiarizarse con el sabor del singani, probarlo con dos cubos de hielo y una rodaja de limón, también aclara que todos los tragos que se preparan con vodka o gin pueden también hacerse con singani.

''el singani se elabora en alambiques comprados
en la región Cognac en Francia, los mismos con que se fabrica el cognac''.

en la época de los españoles, ante la
dificultad para producir vino, se optó por destilarlo
y nació el singani.