lunes, 12 de septiembre de 2016

El chancho a la cruz y el saice tarijeños cautivan a los qhochalas

El chancho a la cruz y el saice son dos de los platos típicos de Tarija más solicitados por la gente que vive en Cochabamba, especialmente el primero de ellos que ha llegado con fuerza desde el Chaco.

El presidente del Centro de Residentes Tarijeños en Cochabamba, Eduardo Vergara, y la past presidenta del Comité de Damas, María Cristina Robles, coinciden al afirmar que estas dos comidas tradicionales de Tarija están ganando espacio y comensales en la Llajta.

Además de estos platos, los tarijeños mencionan otros como la ranga, los picantes, el pescado a la parrilla, los cangrejitos y la arvejada.

Estas comidas típicas de Tarija se sirven en restaurantes que se han establecido en Cochabamba y tienen una buena acogida por parte de tarijeños y cochabambinos. Vergara cita, por ejemplo, la Casa del Chaqueño, el Cumpa, Chapaqueando en la Llajta, el Sabor Tarijeño y Tradición Chaqueña, este último en el municipio de Sacaba.

Los tarijeños destacan también las masas que preparan, especialmente la empanada blanqueada, con relleno de lacayote y cubierta con huevo.

Asimismo, señala Robles, son requeridos los rosquetes de San Lorenzo (Tarija).

La comida de Cochabamba es también del agrado de los residentes tarijeños porque es “muy buena y variada”.

Pero además de la gastronomía, los dos residentes tarijeños destacan la buena aceptación que tuvieron al llegar a Cochabamba. “La Llajta nos ha recibido con los brazos abiertos y nos ha permitido desarrollarnos profesionalmente”, afirma Vergara.

María Cristina Robles, en sintonía con su paisano, subraya que Cochabamba es una ciudad muy hermosa, que la acogió con mucho cariño y que la gente de la Llajta reconoció siempre su “esfuerzo y talento”.

Robles califica a la gente de Cochabamba como noble y que la hace sentir como una llajtamasi más desde hace décadas.

“En Cochabamba nos sentimos como en casa, por la gran hospitalidad que hay y porque el clima y sus parajes son similares a nuestro pago”, puntualiza Vergara.

ACADEMIA

El buen clima y los parajes vallunos de la Llajta, que son similares a los de Tarija, seducen a los tarijeños que por algún motivo llegan a Cochabamba y los convencen para que se arraiguen en esta tierra.

Otro aliciente que atrae a los tarijeños a Cochabamba, afirma Vergara, es su diversidad de ofertas académicas, gracias a que tiene muchas universidades y, por ende, mayores oportunidades para los estudiantes.

Muchos de los bachilleres que egresan de los colegios de Tarija llegan a Cochabamba por el prestigio que tienen las universidades. Estudian, encuentran una oportunidad de trabajo, forman sus familias y deciden afincarse a esta tierra.

Añade que en Cochabamba hay más oportunidades para hacer negocio, encontrar un trabajo y crecer profesionalmente “porque es una ciudad más grande”.

En su caso, él llegó a Cochabamba para dirigir una empresa, en 2010. Actualmente está a cargo de la Fundación Crecer y es gerente de la editorial Clever.

Vergara cita como ejemplo de otras empresas exitosas, lideradas por tarijeños, a la Cascada y a Fair Play.

Pero además de los empresarios tarijeños, los residentes de ese departamento se destacan en el ámbito profesional y cultural. En esta última área sobresale la cantautora Estela Rivera Eid, quien fue directora de Culturas de la Gobernación.

APORTE EN EDUCACIÓN

María Cristina Robles ejerció como profesora de colegio durante 34 años, 33 de ellos en la ciudad de Cochabamba.

Tras egresar como maestra de la normal de Sucre regresó a Tarija, donde trabajó solamente durante un año.

Por su trayectoria en el campo de la educación, esta maestra tarijeña fue reconocida en varias ocasiones. Una de las últimas y, según ella la más importante, por la Cámara de Diputados (Asamblea Legislativa Nacional).

Además de trabajar como maestra de colegios particulares y fiscales, fue directora en varios.

Asimismo dirigió coros, uno de ellos del Club Gente Grande de Comteco, durante cinco años.

Cuenta que decidió migrar a Cochabamba porque tenía familiares por parte de su madre, quienes le habían comentado que podía especializarse en el área de música en la Academia Man Césped, en piano o canto.

Si bien ella tenía la posibilidad de regresar a su tierra, con su esposo cochabambino, no lo hizo por el clima de la Llajta, pero sobre todo por su gente.

APORTE CULTURAL

* Uno de los aportes más significativos de Tarija es la fiesta de comadres y compadres, que se realiza en Carnaval, y que ha sido adoptada en Cochabamba y los demás departamentos, afirma el presidente de los residentes tarijeños, Eduardo Vergara.

* Al margen del Carnaval, los tarijeños han expandido en Cochabamba y otros departamentos del país la trenzada, en la adoración del Niño Dios, en el mes de enero.

* El 15 de abril, aniversario de Tarija, es otra oportunidad para que los tarijeños muestren su acervo cultural. En esta oportunidad, los chapacos organizan veladas artísticas con grupos de ese departamento y realizan kermeses en las que la población puede deleitarse con la comida de esta tierra.

* El aniversario de Tarija se celebra en la plaza que lleva el mismo nombre, al noreste de la ciudad, zona de la Muyurina. Se presentan números artísticos y se ensalza la figura de poeta Octavio Campero Echazú.

* La past presidenta de las damas tarijeñas María Cristina Robles señala que esta entidad hizo gestiones ante la Alcaldía de Cercado para recuperar el espacio en el que se encuentra ahora la plaza Tarija.

* La advocación de la Virgen de Chaguaya es otro motivo que enorgullece a los tarijeños. Esta imagen visita Cochabamba en el mes de agosto, con motivo de la Festividad de Urcupiña.