jueves, 19 de abril de 2012

Mitos y verdades sobre la fruta

Si bien estos alimentos se consideran saludables, también tienen un lado “B” que presenta sus inconvenientes. Observa sus ventajas y desventajas.

Desde pequeños se nos educó en el oficio de comer frutas. Según los padres, eran alimentos posibles de ingerir a cualquier hora del día, y no engordaban. No obstante, no todos los organismos son susceptibles de ingerirlos en cualquier momento.
Sea por enfermedad o por incompatibilidad, las frutas pueden hacer estragos en algunos cuerpos. He aquí algunos casos que son propensos a ocasionar contratiempos.

Beneficios. La nutricionista Inga Cortez recomienda las frutas como grandes nutrientes para la salud. “El consumo debería ser de tres a cuatro porciones por día. El beneficio en su aporte son las defensas, debido al contenido calórico, mineral y líquido que contiene, al mejorar la digestión”. Asimismo, la nutricionista asiente que “las frutas son un tanto peligrosas para la vulnerabilidad de las embarazadas, pues afecta su sistema digestivo”.

Los ácidos. “Los frutos ácidos, como los cítricos, si se los consume en exceso, pueden perjudicar el estómago y la dentadura”, afirma la nutricionista Alejandra Zilvetti. “Por ejemplo, los limones y los pomelos manchan el esmalte si se los consume directamente”, aclara. “Es bueno que las frutas ácidas no se las coma tan directamente, sino a manera de jugos, o bien, cortadas en pedacitos, así se evita un desorden intestinal y un daño en la dentadura”, explica Johanna Troncoso, también nutricionista. Las naranjas ácidas pueden ser terribles durante el periodo menstrual, enfermedades crónicas del estómago, estrechez uretral, hipersensibilidad nerviosa, debilidad extrema o estreñimiento en personas débiles. Las personas de estómago delicado deben utilizar estas naranjas con demasiada moderación. Las menos recomendadas en este grupo son las verdes, por su contenido ácido, según Cortez.

Estreñimiento y diarrea. Los plátanos en incompleto estado de madurez son perjudiciales para los niños, especialmente porque ocasionan sequedad de vientre. “Si se los come por la noche, puede ser fatal para la digestión, explica la doctora Zilvetti. “Hay que procurar que los plátanos no se golpeen, porque los golpeados se fermentan y ocasionan infecciones intestinales”.
Esto mismo acontece con otras frutas como el mango, según la especialista. Otro detalle que recomiendan las nutricionistas es limpiar las frutas o bien extraerles las partes golpeadas y oscuras para evitar que el estómago se suelte y desencadene una desagradable diarrea.

“Por la noche, es recomendable que frutas como la pera o la manzana se consuman cocidas, pues evitará problemas de diarrea o de digestión”.

Alejandra Zilvetti / NUTRICIONISTA

5 raciones al día, al menos, recomiendan los especialistas en salud y alimentación.

3 nutricionistas hablan sobre las propiedades y desventajas de las frutas en el consumo diario.

La hora exacta en que hay que consumir frutas. Según Alejandra Zilvetti, la hora idónea para consumir la mayoría de las frutas es en el día, pues en la noche puede ocasionar estreñimientos o malestares. “Generalmente, las frutas pesadas o con alto grado de calorías deben evitarse a esta hora”, declara. Por su parte, Cortez recomienda que en ese horario se las coma cocidas.

Colesterol. La nutricionista Johanna Troncoso asevera que hay frutas muy azucaradas con hidrato de carbono, como el mango o la chirimoya. “Su consumo diario puede engordar y producir colesterol en el cuerpo. Ingerirlas es como consumir una papa”, según explica. Lo importante es saber equilibrar las raciones en ciertos horarios. “Recomiendo cinco raciones diarias de frutas, pero con preferencia que las dulces se consuman durante el día, en menos porciones”.