lunes, 29 de agosto de 2016

El sabor de la llajwa está en manos de las mujeres

Liz Morgan fue la ganadora del concurso de llajwas que se organizó durante la séptima Jornada Sociocultural de la Ñaupa Manka Mikhuna, en su versión urbana, en la plazuela Sucre.

El sabor que logró con todos los ingredientes que utilizó, la hicieron merecedora de uno de los trofeos que entregó la Cooperativa Boliviana de Cemento, Industrias y Servicios (COBOCE Ltda.) para los ganadores.

Tres personas participaron del concurso, una mujer y dos varones, que, a su estilo, molieron en el tradicional batán de piedra el locoto y tomate.

Mientras todos mezclaban los ingredientes, Morgan primero molió el tomate, luego incluyó el locoto y las hojas de quilquiña, suyco y culandro. Al final picó la cebolla y puso la sal. El jurado la eligió como ganadora.

El coordinador del evento, Javier Rodríguez, dijo que “desde nuestros abuelos la llajwa se convirtió en uno de los aderezos principales para acompañar las comidas, hacer picar y dar sabor”.

Recordó que las preparaciones son variadas. Son al menos una decena. Algunos utilizan solo locoto porque aseguran que el tomate se fermenta más rápido. La hierba más común es la quilquiña y la cebolla es optativa.

“Hay llajwa para el chicharrón, para el pollo y para las sopas como la chhanqa de pollo”.

NUESTROS ABUELOS La Ñaupa Manka Mikhuna es una actividad que fue declarada como Patrimonio Cultural de Cochabamba.

Tiene por objetivo preservar la vida, a través de la fuerza espiritual y latente de los alimentos de nuestros abuelos.

Fueron 22 personas voluntarias que participaron de esta versión urbana con diferentes platos.

Brighid Cavero es una joven estudiante que aprendió a cocinar el cha’jchu gracias a su abuelita. Preparó este plato para la feria y fue un éxito. También ofreció arrope y refresco de cebada.

JORNADA DIFERENTE Quienes acompañan estas jornadas desde sus inicios se mostraron sorprendidos porque su impulsor, Wilfredo Camacho, está muy delicado de salud.

Sentado en una silla en la tarima, recibió los abrazos y felicitaciones de los asistentes que destacaron su esfuerzo para que esta actividad se lleve adelante, pese a no contar con apoyo de las autoridades.

Su esposa contó que se encuentra muy deprimido y deberá ser internado en un centro médico para recibir un tratamiento adecuado y superar un problema que tiene en el estómago.