miércoles, 14 de septiembre de 2016

Patasca, ideal para las mañanas de septiembre

Aunque el nombre de la patasca proviene del quechua “phataska” este plato es más "camba que la yuca". Y su sabor y el procedimiento para prepararlo no pueden faltar en este mes aniversario de la tierra cruceña. Acompañado de yuca, cebollita verde y sal a gusto, es uno de los platos que se agradece por la mañana.

De la mano de un experto. Con la sazón del chef Pablo Palmioli, la tradicional receta contiene maíz y carne de cerdo como principales ingredientes y quién más que el experto y funcionario de la Asociación de Porcicultores de Santa Cruz para detallar la preparación.

Un tiempo empleado que vale el sabor. Si bien entre una de las maneras de preparar la patasca se necesita una cocción de aproximadamente 12 horas, Palmioli tiene una versión más rápida que dura tres horas. Pero el tiempo no es el único factor que cambia, el profesional también experimenta con otros ingredientes como las costillas ahumadas y hiervas como la huacataya.

Receta



Ingredientes:

• 1 cabeza de cerdo
•1 kg de carne de pierna de cerdo
•½ kg de costillas ahumadas
•1 kilo de maíz mote blando (remojado)
•5 cebollas
•3 tomates
•3 puerros
•1 apio
•Ajo a gusto
•1 amarro de cebollita verde
•Manteca para hacer el ahogado
•2 copas de vino blanco
•Pimienta, comino y colorante rojo o paprika al gusto
•Huacataya a gusto
•Ají molido a gusto

Preparación.

1. Retire la lengua y los sesos de la cabeza y póngala en el horno hasta que esté cocida (aproximadamente 2 horas). Mientras se cocina prepare un ahogado con una cucharada de manteca, la mitad de la cebolla, el puerro, el apio y el ajo, con la carne de la pierna cortada en trozos pequeños.

2. Agregue el tomate cortado en cubitos y añada el vino blanco; deje evaporar el alcohol y agregue el agua, luego la cabeza de cerdo cocida, la lengua y los sesos de la cabeza, el mote y que continúe cociendo en la olla. Agregue los condimentos y hierba a su gusto. Déjela hervir hasta que el maíz reviente y la carne esté muy blanda.

3. Después de unas 3 horas de cocción, quítele los huesos que seguramente están sin nada de carne. Haga el ahogado con la mitad de las verduras que reservó y agregue a la patasca.

4. La patasca se sirve como una sopa espesa, acompañada de yuca, cebollita camba y ají, ya sea llajua, un reahogado de cebolla con ají molido o locoto. Y lo más importante, la sal va al momento de servir, a gusto de cada comensal.