lunes, 30 de abril de 2012

El higo, un milenario aliado de la salud de la gente

Consumidos ya desde siglos atrás por los egipcios, hebreos y griegos, los higos son el fruto de un árbol tan conocido y popular como es la higuera, estos se pueden tomar frescos o secos y aún así mantienen grandes propiedades nutritivas de las cuales le vamos a explicar hoy.

El fruto fresco está compuesto por un 80% de agua y un 12% de azúcar. Una vez seco, estas proporciones varían fuertemente a menos de un 20% y más de un 48%, respectivamente. Sus características nutricionales se potencian una vez secos.

Fuente de calcio. Según explica el nutricionista Juan Velarde, "una ración de higos frescos de alrededor de 200 gramos puede alcanzar la cantidad de calcio que encontramos en 100 ml de leche y dado que la fruta pierde agua y concentra nutrientes al deshidratarse, si consumimos higos secos, en solo 100 gramos de alimento tenemos 200 mg de calcio", dice.

Plus de energía y salud. Los higos frescos por las cantidades de agua e hidratos de carbono que contienen, hacen que este se convierta en un alimento muy energético, ideal para los deportistas, para aquellos que realicen actividades físicas o intelectuales intensas, para niños y adolescentes y, muy especialmente, para las mujeres embarazadas, detalla la explicación del especialista.

Por otro lado, Velarde también destaca el alto contenido en fibra, son muy adecuadas para regular el tránsito intestinal y depurar el organismo. Mientras que las vitaminas y minerales son los puntos fuertes de los higos. La provitamina A predomina de forma muy notable. Con una importante acción antioxidante, esta vitamina se va transformando en vitamina A según las necesidades del cuerpo y actúa directamente sobre la buena salud de la vista y la piel.

Sabor exótico. Siempre se ha dicho que estos frutos dan mucho juego en la cocina y pueden utilizarse como un ingrediente exótico en salsas. Resulta un excelente acompañamiento para cualquier tipo de carne asada o de caza. Su combinación con el cerdo y el pato resulta perfecta. Como postre, se pueden tomar solos o en preparaciones más sofisticadas.

1 El mejor. Su piel puede ser verde, blanca o morada pero, para saber distinguir si está en su punto de madurez, el rabo del fruto debe estar seco, la piel arrugada y al abrirlo debe desprender una lágrima de almíbar.

2 Infusión. Se puede usar como expectorante, basta con poner a cocer en el agua dos o tres higos. Cuando estos estén blandos, se cuela el líquido resultante de la cocción y se toma caliente a modo de infusión.

3 Adecuado. Para consumirlo, se recomienda quitarle la piel porque contiene sustancias que pueden irritar los labios y la boca. Puede conservarlo en la heladera no más de tres días una vez están bien maduros.

Pudín De Higos

Ingredientes
• 300 gramos de higos secos
• 100 gramos de azúcar
• 250 gramos de harina
•4 huevos frescos
•250 mililitros de leche
•50 gramos de margarina

Preparación
Batir los huevos junto con el azúcar y añadir la leche y la margarina revolviendo muy bien. Depositar la harina en un bol grande y hacer un hueco en el centro para echar la mezcla anterior. Trabajar todo hasta obtener una mezcla perfecta, sin grumos. Picar los higos finamente y añadir a la mezcla. Calentar el horno a temperatura moderada. Engrasar un molde y vaciar la masa en él. Hornear hasta que cuaje (pinchando con una aguja y comprobando que sale limpia). Deje enfriar un poco. Desmolde y sirva a la mesa.