miércoles, 18 de abril de 2012

Famoso chef danés degusta platos en mercado Rodríguez

La mayoría de los paceños sabe que a la hora de comer carachi -pez nativo del lago Titicaca- debe hacerlo con mucho cuidado, por las espinas que tiene este pescado.

Ése no fue el caso del danés Claus Meyer, quien es el copropietario de Noma, el mejor restaurante del mundo 2010 y 2011, según la lista San Pellegrino, un prestigioso ranking mundial en esta materia. El miércoles, Meyer visitó el mercado Rodríguez, en La Paz, donde degustó este pescado y otros alimentos.

En su segundo bocado se dio cuenta de las espinas que tenía el carachi. “Me gusta y mucho, pero es dificultoso comerlo por tanto hueso”, dijo el chef danés, quien analizaba el gusto en cada masticada.

Meyer tiene un proyecto en La Paz. Junto a la organización no gubernamental IBIS Bolivia y la Alcaldía de La Paz pretende “revolucionar” la gastronomía nacional. El proyecto consiste en crear un complejo gastronómico en junio de este año.

El plan incluye la creación del restaurante Gustu, que espera convertir en el mejor de Bolivia y colocarlo también en las guías internacionales, y una escuela de comida en la casona Goitia, en la plaza Isabel la Católica. Esta principalmente dirigido a jóvenes de escasos recursos que desean formarse en gastronomía.

El plan espera poder revolucionar la culinaria boliviana tomando como modelo el ejemplo peruano, que en 20 años creó una de las gastronomías más importantes del mundo.

En ese sentido, Meyer cree que un cambio en este tema en Bolivia podría ayudar a mejorar el turismo. “Bolivia tiene mucha diversidad de productos y tiene todos los climas y los pisos ecológicos y eso es un gran capital”, dijo. “Además, la gente demuestra, sobre todo con la artesanía, que se preocupa por la finura, por el detalle, por la estética, y eso es importante”.

Uno de los objetivos de la visita de Meyer es promocionar el proyecto y buscar apoyo económico internacional.

“Necesitamos invertir entre 1,5 y 2 millones de dólares para este proyecto en Bolivia antes de generar ingresos. Yo pondré la mitad, pero para lo demás necesito apoyo internacional”, dijo.

En su paseo por el mercado filmó un spot para su proyecto.

Meyer continuó su trayecto. El meticuloso hombre de 1,90 metros estaba asombrado con la papalisa, la tuna -que llamó cactus-, el chuño y la tunta, que levantó y olió cada uno de ellos. Sin embargo, buscó la oca, pero no la encontró y se mostró desilusionado.

Al culminar su recorrido en el mercado, Meyer tomó desayuno en el mercado. Saboreó el pastel de queso pero el api no le pareció de lo mejor. “El aroma es exquisito, pero se sirve muy dulce para mi gusto”.

Meyer afirmó haber disfrutado de su tercera visita al país y se mostró ansioso por comenzar el proyecto culinario.

Meyer es huésped ilustre de La Paz
En reconocimiento a su trayectoria y la importancia de los proyectos que emprenderá en La Paz, el Concejo Municipal de esta ciudad aprobó la declaración de huésped distinguido para el chef danés Claus Meyer, de visita en la sede de gobierno.

Meyer, a través de su fundación Melting Pot, en sociedad con la ONG danesa IBIS Bolivia, conformó la fundación Melting Pot Bolivia para promover y renovar la gastronomía nacional y capacitar a jóvenes de escasos recursos en la culinaria.

El reconocido chef propone la revalorización de la comida boliviana, lo cual se logrará con la instalación de una escuela gastronómica y de un restaurante. Este último será atendido por los estudiantes de dicha escuela. Éstos se encargarán de preparar los platillos y recetas siguiendo la tradición del afamado cocinero.

El restaurante de Claus Meyer en Copenhague se denomina Noma y fue abierto en 2003. El chef utiliza ingredientes autóctonos de diferentes países del mundo. Tiene fama de ser un artista culinario.