sábado, 13 de junio de 2015

Sopa poderosa”, el caldo rehabilitador que sedujo a Evo



En otros departamentos la conocen como sopa de cardan, pero en Tarija la llaman “sopa poderosa”. Pues las “caseritas” aseguran que este caldo es rehabilitador y sedujo nada más y nada menos que al presidente de Bolivia, Evo Morales, en una de sus visitas a la tierra andaluz.

Así como él, otras autoridades del departamento como el ex gobernador, Lino Condori, y ex asambleístas degustaban esta comida de vez en cuando. Así lo aseguró doña Betty Antelo, quien se dedica a preparar este caldo desde hace cinco años.
Ella comentó que la receta y el secreto lo heredó de su madre, quien también era cocinera. “La sopita es preparada con verduras, arroz, pata, nervio y todo el poder del toro-dijo Betty- No se pone nada de condimentos, sólo sal”.
Asimismo, explicó que se tiene que hacer hervir doce horas, a una determinada temperatura y estar constantemente en vigilancia.
Aunque en el interior del país este caldo era consumido hace décadas, en Tarija hace unos seis u siete años cobró importancia, y en la actualidad es demandado por la población, porque los puestos de venta de este alimento proliferaron y se puede encontrar en cualquier punto de la ciudad.
Según Betty, este caldo se hizo popular porque tiene “muchas” vitaminas, es nutritivo y sustancioso. Sirve para los que estuvieron enfermos por un tiempo prolongado, los que tienen anemia, los que están de resaca (chaqui), entre otros.
Para la nutricionista Giovanna Soruco, la sopa de poderosa demanda una cocción prolongada, lo que ocasiona que las vitaminas lábiles al calor se pierdan, y sólo queda grasa, proteínas y colágeno.
Las proteínas ayudarán al organismo a formar y regenerar los tejidos; el colágeno mejorará la parte de las articulaciones y el sistema nervioso; y la grasa aportará calorías. Sin embargo, Soruco advirtió que el excesivo consumo puede derivar en que la persona tenga sobrepeso u obesidad, y por ende estar más propensos a contraer otras enfermedades relacionadas con estos dos males.

Testimonios
Adán Coque, “Yo estoy tomando esta sopita por el frío, para calentar el cuerpo. Pero escuché que es buena para los enfermos, e incluso los médicos la recomiendan. Pero no hay que exagerar porque tiene muncha grasa, yo estoy volviendo a comer después de dos meses aproximadamente”.
“Vengo con mi marido y mis hijitos a comer, - explica Rosario Torres- me dijeron que es buena para los que tienen anemia, y mi hijito está mal. Para que él coma nosotros también lo tenemos que hacer”.
Doña Betty ofrece sopa de poderosa en su local que se encuentra en la avenida Integración. Comentó que este caldo antes era consumido sólo por los obreros, pero en la actualidad lo hacen personas de distintas clases sociales. Ella conserva la foto que se sacó junto al presidente Evo cuando él fue a comer a su puesto de venta, y espera que la autoridad vuelva a visitarla.



Sopa poderosa, requerida por hombres y mujeres

Para todas las edades
La sopa poderosa es requerida por la población de distintas edades y clases sociales, padres e hijos acuden hasta los locales donde se comercializa este alimento.

Un plato requerido
Doña Betty vende entre unos 100 a 120 platos de sopa por día, los fines de semana hasta 150, y todo se acaba en la mañana. El caldo va acompañado de mote y ají, aunque la propietaria asegura que sirven al pedido del cliente. El precio es de ocho y diez bolivianos.

Es recomendada
Adán Coque, “Yo estoy tomando esta sopita por el frío, para calentar el cuerpo. Pero escuché que es buena para los enfermos, e incluso los médicos la recomiendan, pero no hay que exagerar porque tiene muncha grasa, yo estoy volviendo comer después de dos meses aproximadamente”.