viernes, 13 de abril de 2012

El garbanzo cuida tu colesterol

Los garbanzos son más que una legumbre, esta planta posee compuestos necesarios para el buen funcionamiento del organismo. Por ello, para aprovechar todas sus propiedades es importante conocer un poco más en detalle sus características y como estas pueden ser aprovechadas para beneficiar la salud. Esta leguminosa es rica en hidratos de carbono de absorción lenta, por lo que proporciona energía pero con unos niveles de azúcar en sangre muy controlados, según destaca el nutricionista Juan Velarde, "Este efecto les hace que sean muy beneficiosos para los diabéticos que deben controlar sus niveles de glucosa, así como prevenir la resistencia a la insulina, fase previa a la diabetes" añade.

Su alto contenido proteico y bajo en grasa, es rica en ácidos grasos insaturados, hace que esta leguminosa contribuya a regular los niveles de colesterol.

Alimento vegetariano. Según explica el experto, en el garbanzo pese a que las proteínas que aporta son incompletas, por ser deficitarias en metionina, su consumo junto con cereales (pan, arroz, etc) compensa el déficit en dicho aminoácido, convirtiéndose así en una proteína de alto valor biológico, fundamental para aquellos grupos de población que consumen pocos alimentos de origen animal como son los vegetarianos.

Por otro lado por su riqueza en fibra, mantienen el intestino con buena actividad, favoreciendo el tránsito. Esto es importante para prevenir del cáncer de colón y recto y al mismo tiempo prevenir y mejorar el estreñimiento.

En la gastronomía. Los garbanzos admiten múltiples preparaciones culinarias pero no se concibe un puchero, un potaje o incluso un plato de arroz sin un buen puñado de ellos. También son la base en la elaboración de algunos platos étnicos, como el humus o paté de garbanzos y el falafel (bolitas fritas a base de garbanzos, cebolla, ajo, perejil y cilantro).

Además de cocidos se pueden consumir germinados en refrescantes ensaladas (con pimiento verde, cebolla, atún y aliño de aceite y vinagre), o incluso tostados en una sartén o al horno, como aperitivo o tentempié.

1 Remojar. Antes de usar el garbanzo se aconseja dejarlos en remojo la noche entera con abundante agua fría. Pasado el tiempo de remojo, enjuagar bien y cocinar en agua a fuego fuerte.

2 Cocción. Se recomienda cocinar en agua a fuego fuerte, en una cacerola tapada. Cuando hierve, seguir cocinándolos con fuego bajo hasta que estén blandos. Incorporar la sal al final de la cocción.

Ensalada
Ingredientes

Ensalada de garbanzo

(para 4 personas)

•200 gr. de garbanzos
• 50 gr. de cebolla
• 50 gr. de puerro
•50 gr. de zanahoria
•50 gr. de cebolleta
•50 gr. de pimiento verde
• 50 gr. de pimiento rojo
• 2 huevos
• 30 ml de aceite de oliva
• 10 ml de vinagre
• Una pizca de sal


Preparación

Ponga en remojo la noche anterior los garbanzos en agua templada con sal.

Al día siguiente lave los garbanzos y los pone a cocer en agua hirviendo con sal y cebolla, puerro y zanahoria.

Una vez cocidos los garbanzos los escurre y los dejamos enfriar.

Picar en brunoisse (finito), la cebolleta, el pimiento verde, el pimiento rojo y el huevo. Hacer una vinagreta con el aceite de oliva y el vinagre y añadir el picado anterior.

Todo ello lo junta con los garbanzos y sirve frío.