lunes, 28 de enero de 2013

Ciruela, mucho más que laxante

La ciruela, una fruta que no se debe dudar en consumir. Primero porque tiene los dos tipos de fibra; soluble y insoluble, dos elementos necesarios para el buen funcionamiento del organismo. Segundo, contiene vitaminas y minerales que sirven para fortalecer el organismo. Además no poseen grasas saturadas y son bajas en calorías. "Se pueden consumir frescas o secas, tienen en resumen los mismos beneficios", señala el nutricionista Edwin López, quien destaca también que solo con el agua de ciruela se puede obtener resultados sorprendentes para regular el sistema digestivo.

El color importa. El profesional señala que en Santa Cruz las más conocidas son las amarillas y las rojas, siendo estas últimas unas de las más beneficiosas puesto que están compuestas por una cantidad mayor de pectina. Asimismo, destaca, el consumo de la ciruela como fruto seco puesto que al seguir este proceso adquiere más propiedades que optimizan sus funciones; su papel en la dietoterapia es sorprendente. Incluso existen estudios que afirman que el consumo de frutos secos dos veces por semana reducen en un 30% menos las probabilidades de ganar peso (más de cinco kilos) en comparación con los que nunca o casi nunca comen frutos secos. "Cuando se deshidratan las ciruelas no pierden sus propiedades, solo se reduce el agua y un poco de vitaminas C, pero en cuenta de ello adquieren zinc y selenio, que actúan como antioxidante", detalla el profesional.

Estudios científicos y estadísticas. Recientes investigaciones develaron que este fruto podría ayudar a combatir el cáncer de mama. A la vez científicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) descubrieron que la ciruela pasa contiene un compuesto que inhibe el crecimiento de bacterias de la boca que causan gingivitis y caries.

El nutricionista destaca la tradicional función de este fruto (laxante). El estrés reduce la motricidad y ello lleva a un cuadro de estreñimiento, en estos casos se precisa agua de ciruelo y ahora el profesional nos indica cómo prepararlo: introduzca ocho ciruelas en un litro de agua, deje remojar una noche y listo.

1 Antioxidante. Consumir diariamente una o más ciruelas ayuda a mejorar el sistema inmunológico ante inflamaciones, agentes patógenos y radicales libres.

2 Controla la presión arterial . Aporta minerales como el hierro y potasio. Este último indicado para controlar la presión arterial y la frecuencia cardiaca. Mientras que el hierro ayuda a la formación de glóbulos rojos.

3 Para la depresión y la anemia. También posee una cantidad diversa de minerales, entre los que sobresalen el potasio, calcio, hierro y magnesio, por lo que se puede afirmar que, las ciruelas ayudan a mejorar los estados depresivos, además de la anemia.

4 Para adelgazar. Cuando es muy dulce, aporta mucha energía y fibra. Está recomendada en regímenes de adelgazamiento por sus minerales, vitaminas y fibra, y sus propiedades depurativas. Un aliado que, para poder disfrutar de todos su aporte, se debe tomar en ayunas.

5 Previene y desinflama la próstata. La fibra reduce la posibilidad de desarrollar enfermedades del corazón. Según estudios quienes ingieren la dosis necesaria de este alimento tienen un 40% menos de posibilidades de riesgos coronarios.