lunes, 14 de enero de 2013

Sólo se puede recalentar arroz, fideo y chuño

La comida debe ser congelada para ser consumida un día después.

La comida recalentada es una de las principales causas de las enfermedades gastrointestinales, pero el chef Óscar Mora, director de Bolivia Gourmet, dice que los alimentos como el arroz, el fideo, el chuño y los jigotes se pueden calentar siempre y cuando tengan una debida manipulación.
Mora advierte que las comidas anteriormente citadas, sólo se debe recalentar una vez. “Uno de los errores más comunes es dejar enfriar el alimento en la olla, éste cálido ambiente permite que los microorganismos se desarrollen rápidamente. Una vez terminada la cocción, se debe servir en recipientes plásticos y guardarlos en la nevera”.
Respecto a otros alimentos como la papa y los guisos preparados con tomate, vino y cerveza, no son recomendables para el recalentado, ya que pueden ocasionar malestares estomacales. El chef recomienda que los alimentos a ser recalentados deben estar separados al momento de llevarlos a la sartén, para prevenir la contaminación cruzada, además de tapar la cacerola para evitar que escape el calor.
La nutricionista Verónica Mallo explica que por distintos factores, ya sea por el tiempo o por ahorro de dinero, las familias bolivianas recurren al consumo de día antes y lo que ella sugiere es que el alimento sea previamente congelado a 10 grados y después recalentadas a 40 grados. Añade que se debe evitar el uso de microondas si no se tiene los envases adecuados.
Finalmente, Mallo enfatiza que el consumo de la comida recalentada hace daño a largo plazo por el cultivo de microorganismos en el estómago.

12 horas es el tiempo máximo par que una comida vuelva a ser digerida.

Alimentos de alto riesgo que no se deben consumir fríos o recalentados son las carnes, pescados y mariscos crudos, flanes y postres con leche y huevos, cremas, cereales y legumbres cocidas, como frijoles, porotos, aderezos y papas horneadas, hervidas o fritas.
La nutricionista Verónica Mallo explica que el consumo indebido de estos alimentos puede ocasionar enfermedades gastronómicas como la Salmonela, Clostridium perfringens. Los principales síntomas son dolor de cabeza, dolor abdominal, diarrea fiebre y náuseas que pueden durar hasta ocho días.